Público
Público

Fuertes pérdidas en una Bolsa decepcionada

El Ibex, el que mejor aguantó en Europa, cae un 1,98%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si la idea de la reunión del Ecofin, celebrada el fin de semana, era tranquilizar a los mercados, el resultado no podía haber sido más nefasto. La falta de acuerdo para consensuar una solución a la crisis griega volatilizó todos los esfuerzos de unidad mostrados la semana anterior y multiplicó exponencialmente la sensación en los mercados de que la economía helena está sentenciada. Mucho más cuando los líderes europeos han advertido de que la banca europea necesitaría recapitalizarse.

Por si alguien tenía alguna esperanza en positivo, el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, se encargó de borrarla: 'Un nuevo y mayor riesgo se aproxima', anunció. La frase sonó casi como una alarma de guerra y el dinero huyó de la renta variable a los tradicionales refugios como el bono alemán a diez años, cuya rentabilidad cayó ayer hasta el 1,8%, y los bonos estadounidenses. La bolsas que más notaron el efecto fueron la italiana y la francesa, con descensos del 3,17% y del 3%, respectivamente. Con el sector financiero liderando las caídas en ambos casos. Entidades como Société Générale o Credit Agricole tienen la espada de Damocles de las agencias de calificación, que ya han advertido de una posible bajada de rating que estaría relacionada con el impacto de su exposición a la deuda griega.

El BCE reduce la compra de bonos un 30%, hasta 9.793 millones de euros

En España, el sector bancario aguantó mejor y el Ibex frenó su caída en los 8.222 puntos, un 1,98% por debajo del nivel en el que cerró el pasado viernes. 'Los valores financieros más castigados han sido los bancos franceses, por su alta exposición a la deuda griega y por las advertencias de más necesidades de capitalización. Se sabe que en ambos casos, la banca española está mejor', explica Victoria Torre, jefa de Análisis de Self Bank.

BBVA y Santander se dejaron el 2,84% y el 2,25%, respectivamente, incluso, CaixaBank sorprendió con una subida del 2,35%, frente a las caídas del 7% de ING o del 6,7% de Société Générale.

El pesimismo también llegó al mercado de deuda. La presión volvió, tras una semana de ligera calma, sobre los países de la periferia del euro. La prima de riesgo española se amplió ayer hasta los 354 puntos básicos, en parte por la ya comentada caída de la rentabilidad del bono alemán pero también por la subida del tipo de interés del bono español, que se colocó en el 5,3%, frente al 5,2% que había marcado el pasado viernes.

La prima de riesgo española sube hasta los 354 puntos básicos

Además, ayer, se conoció que el Banco Central Europeo dedicó menos dinero la semana pasada a comprar deuda pública europea, 9.793 millones frente a los 13.960 millones que había dedicado la semana inmediatamente anterior. 'Es normal. Se trata de una medida muy excepcional que se debe aplicar sólo en casos de extrema necesidad. Y la semana pasada el mercado estuvo más tranquilo. Lo bueno es saber que en caso necesario está dispuesto a actuar', asegura Victoria Torre.

De cara a los próximos días, la solución del problema griego seguirá marcando la pauta en los mercados. 'Seguir exigiendo a Grecia que haga recortes de gasto no es más que asfixiar más al ahogado. Si eso no se completa con medidas que impulsen el crecimiento es imposible llegar a una solución satisfactoria', asegura la experta de Self Bank.

También será clave la decisión de la Reserva Federal de EEUU el miércoles. En este asunto, la mayor parte de los inversores está pendiente de que su presidente, Ben Bernanke, anuncie algún tipo de medidas monetarias para animar la economía.