Publicado: 12.07.2014 18:20 |Actualizado: 12.07.2014 18:20

Las fuerzas iraquíes ejecutaron a 255 prisioneros como venganza, según HRW

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las fuerzas de seguridad iraquíes y milicias afiliadas al gobierno parecen haber ejecutado ilegalmente al menos a 255 prisioneros durante el último mes, en una aparente venganza por las muertes a manos de combatientes del Estado Islámico, dijo el sábado el grupo Human Rights Watch (HRW). El grupo dijo que las muertes habían ocurrido en seis ciudades y pueblos iraquíes desde el 9 de junio y que al menos ocho de los muertos eran varones menores de 18 años.

En todos los casos menos en uno, las muertes tuvieron lugar mientras las fuerzas iraquíes huían de activistas del Estado Islámico y de otros grupos armados, señaló en su página web. La inmensa mayoría de las fuerzas de seguridad y milicias son chiíes, mientras que los prisioneros asesinados eran suníes, agregó. "Las muertes masivas extrajudiciales podrían ser una prueba de crímenes de guerra o crímenes contra la humanidad, y parecen ser muertes en venganza por las atrocidades (del Estado Islámico)", apuntó HRW.

Las muertes masivas extrajudiciales podrían ser pruebas de crímenes de guerra, en venganza por las atrocidades del ISIL

El Estado Islámico, una escisión de Al Qaeda, hasta hace poco se hacía llamar Estado Islámico en Irak y el Levante (ISIL). Dirige a insurgentes que están ocupando territorios en una guerra relámpago a través del norte y el oeste de Irak y han amenazado con trasladarse a Bagdad. Los extremistas no han intentado esconder las ejecuciones masivas de sus prisioneros.

Días después de comenzar a extenderse por las ciudades del norte el mes pasado, difundieron vídeos que mostraban a combatientes enmascarados apuntando con sus armas a soldados del gobierno en tumbas de poca profundidad.

HRW dijo que tenía comunicados de testigos, fuerzas de seguridad y responsables del gobierno que indicaban que soldados iraquíes o policías, milicias chiíes progubernamentales o combinaciones de las tres habían ejecutado a prisioneros extrajudicialmente, en casi todos los casos disparándolos. Señaló que había documentado cinco masacres de prisioneros suníes entre el 9 y el 21 de junio en Mosul y Tal Afar, al norte de la provincia de Nineveh, en Baquba y en Jumarje, al este de la provincia de Diyala, así como en Rawa, en el oeste de la provincia de Anbar.

Joe Stork, subdirector de HRW para Oriente Próximo, dijo que abatir con disparos a prisioneros era "una violación flagrante de la ley internacional". "Mientras el mundo denuncia merecidamente los actos atroces (de Estado Islámico), no debería ignorar los excesos de muertes sectarias por parte del gobierno y las fuerzas progubernamentales", afirmó.