Público
Público

Las fuerzas mexicanas matan al capo narco Beltrán Leyva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El capo mexicano de la droga Arturo Beltrán Leyva, uno de los hombres más buscados en México y Estados Unidos, murió el miércoles en un tiroteo con fuerzas de seguridad, en la primera gran victoria para el Gobierno desde que lanzó su guerra contra el narcotráfico.

Beltrán Leyva, jefe del cártel del mismo nombre, uno de los más violentos de México, murió junto con cuatro sicarios en un lujoso complejo de apartamentos de la ciudad de Cuernavaca, unos 80 kilómetros al sur de la capital del país, detalló la Secretaría de Marina en un comunicado.

Uno de los sicarios se suicidó antes de ser atrapado.

La redada fue producto de una operación de inteligencia de varios días, dijo José Luis Vergara, portavoz de la Secretaría de Marina, y agregó que en el lugar fueron hallados otros dos presuntos sicarios muertos.

"Nos llevó algún tiempo poder neutralizarlo (a Beltrán Leyva), aproximadamente desde que empezó la operación fueron cuatro horas", dijo Vergara el jueves temprano a Televisa.

"Cuando estaba cercado en el área donde se capturó, él empezó a hacer fuego y lamentablemente usó granadas", acotó.

Decenas de infantes de marina tomaron la noche del miércoles las calles de Cuernavaca, ciudad de descanso para muchos capitalinos, mientras se escuchaba un intenso tiroteo y helicópteros sobrevolaban la zona, según imágenes de Televisa.

Los militares, armados con fusiles de asalto, irrumpieron en una fiesta de graduación que se celebraba en una piscina del recinto, llevaron a los jóvenes a un gimnasio del lugar, le pidieron silencio y que no usaran sus móviles, según medios locales.

Un infante de marina falleció por sus heridas tras el enfrentamiento.

Beltrán Leyva, que se hacía llamar el "jefe de jefes", dirigía con sus hermanos la organización que nació de una escisión del cártel de Sinaloa, pero se acabó convirtiendo en su rival.

En Estados Unidos el cártel de los Beltrán Leyva está acusado de introducir toneladas de cocaína. De acuerdo con el presidente Felipe Calderón, el fallecido narcotraficante era uno de los tres hombres más buscados de México.

¿VICTORIA EFIMERA?

sobre quien pesaba una recompensa de 2.4 millones de dólares en México - es una victoria para Calderón, que lanzó una cruzada contra las drogas poco después de llegar al cargo en 2006, pero hasta el momento sólo había logrado capturar a jefes de segundo y tercer nivel.

"Es una victoria para Calderón en el corto plazo, pero las plazas se llenan muy rápido y vamos ver al cártel de Sinaloa intentar recuperar los territorios de Morelos, Guerrero y la Ciudad de México. Y eso quiere decir más violencia", dijo el analista de seguridad Alberto Islas.

"Como ha quedado demostrado en este caso, la inteligencia es un arma eficaz y poderosa en la lucha contra el crimen organizado", dijo Calderón desde Copenhague, donde participa en la cumbre sobre el cambio climático.

El presidente ha enviado decenas de miles de soldados y policías federales a distintos estados, pero la guerra entre los cárteles no ha cesado y desde entonces unas 16,000 personas han muerto por la violencia desplegada por las organizaciones en su lucha por las rutas de narcotráfico.

Muchos policías han sido corrompidos por el dinero del narcotráfico, e incluso algunos especialistas aseguran que también algunos soldados. Pero la Marina es percibida como una fuerza menos permeable a la corrupción.

"Morelos era un estado donde el señor Beltrán Leyva tenía protección institucional y se tenía que meter alguien totalmente externo, que es la Marina, para poder romper su cerco de seguridad", sostuvo Islas.

Beltrán Leyva fue un importante miembro del poderoso cártel del Sinaloa, pero abandonó sus filas tras el arresto de su hermano Alfredo "El Mochomo" en enero de 2008, que fue visto como una traición por parte del líder de esa organización, Joaquín "El Chapo" Guzmán, el hombre más buscado del país desde que escapó en 2001 de un penal de alta seguridad dentro de contenedores de ropa sucia.

Desde entonces, Arturo y sus otros tres hermanos rompieron con el cártel y le declararon la guerra a Guzmán, tomando el control de rutas de narcotráfico en el centro y sur del país.