Público
Público

Fugadas sube al Principal la trepidante relación de dos mujeres contrapuestas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

María Galiana y Rosario Pardo subirán al escenario del Teatro Principal de Zaragoza para interpretar la relación de amistad y complicidad que acaban alcanzado dos mujeres con un carácter totalmente contrapuesto, en una función con un ritmo trepidante, lleno de humor y repleto de música.

Se trata de "Fugadas", una comedia de Pierre Palmade y Christophe Duthuron estrenada en 2007, que se representará en el Teatro Principal de la capital aragonesa desde el miércoles 28 de octubre hasta el domingo 1 de noviembre, bajo la dirección de Tamzin Townsend.

Según ha explicado Townsend en rueda de prensa, es un espectáculo "surrealista" concebido como una obra de dibujos animados, muy colorista, con proyecciones constantes, en la que "salen vacas, coches y mucha música" pero con "muy poca cosa" sobre el escenario porque es "absolutamente actoral".

También es "muy feminista" porque las dos actrices son mujeres e incluso la mayor parte de la música, que incluye canciones de Betty Missiego, Rosario o Julietta Venegas, entre otras.

Narra la "aventura" de dos mujeres que se conocen haciendo auto-stop, una "vieja" que interpreta Galiana y quien, según ha explicado la actriz, ha hecho "lo que ha querido", que ha tenido una vida "bastante regalada", que ha viajado, que ha tenido varios amantes pero que su hijo acaba recluyendo en un asilo.

El otro personaje es el polo opuesto, una mujer joven pero madura, que vive en un mundo cerrado, que no ha conocido otra cosa que su familia, sus hijos y las tareas domésticas, que está "saturada" y que tiene ganas de salir de este círculo.

Por eso, las primeras escenas son "encontronazos" entre los caracteres de cada una: "arisca" la "vieja" que no consiente que "nadie se meta en su vida" y que "pasa" de la joven, a quien considera "tonta", ha explicado Galiana.

Y es que la obra consta de nueve escenas que se desarrollan en tres etapas, al primera: la carretera, el bosque y la granja, en la que se ponen de manifiesto los mundos de las dos mujeres; el segundo bloque: el puente, el cementerio y la casa, donde empieza a aparecer la mutua aceptación; y la tercera, la casa, donde ya se han hecho "cómplices" y ya en la cárcel son "compinches" a todos los efectos.

Esta relación permite a la "vieja" descubrir la riqueza espiritual de la joven que ella ha despreciado, y a ésta el espíritu mundano, la libertad y la capacidad de apertura de su compañera.

Según María Galiana, la obra transmite el mensaje de que no hay que fiarse de las apariencias ni de juzgar antes de conocer, asumiendo el lema de que "uno es joven hasta que se muere".

Para esta veterana actriz, este mensaje debería servir para que la sociedad organice los colectivos de personas mayores "de otra manera, con más jóvenes" y no recluirlos en "guetos".

Con 82 representaciones, el espectáculo ha visitado ya Cartagena, Madrid y Sevilla y, a partir de enero, una vez que concluyan los compromisos televisivos de las actrices, iniciará una gira más completa.

Las sucesivas funciones han permitido que la representación "crezca", porque las obras, ha afirmado Galaiana, no están terminadas cuando se estrenan, "siempre se encuentra algo nuevo" y descubrir cosas nuevas del personaje "todos los días", lo que implica que las caras que pone en un teatro no sean las mismas en el siguiente, porque lo que cuenta su compañera lo ha oído de otra manera.