Público
Público

Fujimori acepta el anticipo de la sentencia de su último juicio

La Fiscalía pide otros ocho años de prisión por interceptación de conversaciones telefónicas y sobornos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ex presidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000) ha aceptado hoy la conclusión anticipada del último de los juicios por corrupción en su contra, y será sentenciado el próximo miércoles por la interceptación telefónica de diversos políticos y periodistas y el pago a congresistas opositores para que se unieran a su partido.

La Corte Suprema de Justicia ha declarado la conclusión anticipada de los debates, tras la aceptación de Fujimori de los cargos por delito contra la administración pública (mal uso fondos públicos), cohecho activo (corrupción de funcionarios) y contra la libertad del secreto de las comunicaciones en perjuicio de una serie de personas.

En tal sentido, la sala ha anunciado que la sentencia contra el ex mandatario será dictada el próximo miércoles 30 a las 11 de la mañana (16.00 GMT).

Además de los 25 años por los delitos vinculados con violaciones a los derechos humanos, Fujimori también ha sido condenado a 7 años y medio de cárcel por la entrega del dinero a su ex asesor presidencial, Vladimiro Montesinos, y a 6 años por el allanamiento ilegal de la casa de la esposa de su ex colaborador.

Ahora, la Fiscalía pide otros ocho años de prisión y el pago de cinco millones de soles (1.200.000 de euros) en reparación civil a favor del Estado y tres millones de soles (710.000 euros) en forma proporcional, a favor de una decena de afectados por las interferencias telefónicas.

El abogado de Fujimori, César Nakazaki, dijo que su defendido renunció a los actos del proceso al considerar una sentencia condenatoria. En vista a que 'no se va a poder alcanzar un juicio imparcial, mi misión es verificar que se exprese la conformidad y responda a la voluntad libre del acusado', agregó Nakazaki.

Sin embargo, el ex congresista de izquierda Javier Diez Canseco, uno de los agraviados en el juicio, ha dicho que la decisión de la sala no era un triunfo porque se va a evitar que 'se vean las redes de la corrupción' del pasado gobierno de Fujimori.

A su juicio, el hecho de que Fujimori haya aceptado la conclusión anticipada tiene un objetivo muy claro: proteger la candidatura presidencial de su hija Keiko Fujimori, una de las favoritas para los comicios del 2011.