Público
Público

Los 'fulmontis' de Galindo: "Están desmantelando la industria vizcaína"

Jorge Marcos, miembro del comité de empresa de ABB en Trapagaran, sobre la que pende un ERE, denuncia que los despidos afectarán a la industria auxiliar del Nervión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jorge Marcos, miembro del comité de empresa de ABB en Trapagaran, denuncia que los inminentes despidos en la fábrica vizcaína afectarán a la industria auxiliar que depende de ésta y otras compañías amenazadas por expedientes de regulación de empleo (ERE). El cierre de más firmas, la reducción de personal y el traslado de su producción a otras latitudes significan, a su juicio, el 'desmantelamiento' del tejido fabril de la margen izquierda del río Nervión.

Sus compañeros, los fulmontis de Galindo, pusieron ayer la guinda a sus protestas con un vídeo en el que se desnudan en defensa de sus puestos de trabajo. Los representantes de los afectados, paralelamente, se reúnen hoy en Zaragoza con la empresa, que ha puesto sobre la mesa 147 despidos en España, aunque Marcos cree que serán 280 y, de ellos, 180 en la planta de ABB en el barrio de Galindo, ayuntamiento de Trapagaran.

¿Cuál es la situación que atraviesan los trabajadores?

Ahora mismo, mis compañeros están en Zaragoza, donde hoy y mañana se reúnen con la empresa, cuya postura es inflexible desde que el 25 de mayo nos planteara el ERE de extinción. Lo hemos rechazado, ya que la empresa ha tenido más de 30 millones de euros de beneficios en los últimos tres años.

La empresa, en un comunicado, asegura que habrá 147 despidos en seis centros de trabajo de toda España.

El ERE lo han aplicado a nivel nacional, aunque afecta principalmente a la planta de Trapagaran. El número de afectados en nuestra planta es de un 78%. Si superase el 80%, el ERE tendrían que haberlo presentado en el País Vasco y no en Madrid. Se han negado a venir a negociarlo a Bilbao, que sería lo lógico, ya que somos la mayor planta afectada.

¿Qué plazo ha dado la empresa para ejecutar los despidos?

La negociación acaba el 27 de junio. Plantean un desmantelamiento de la línea de producción de la fábrica de transformadores, uno de los motores de la industria vizcaína desde hace 80 años, ya que antes era General Eléctrica. Lo que hacen es deslocalizar esta línea a países de bajo coste como Turquía, donde la mano de obra es mucho más barata.

 

¿Afectará a todos los empleados por igual?

Fundamentalmente, afecta a personas jóvenes. Sólo el 7% de la plantilla es mayor de 55 años. Ésta es una fábrica de alta tecnología, cuyas instalaciones se ha modernizado en los últimos años. La gente tiene una cualificación alta: el 60% de la plantilla tiene como mínimo FP2, el 20% son licenciados e ingenieros, y el 20%, técnicos medios. Además, somos punteros en calidad.

¿Qué medidas han tomado tras la decisión de la empresa?

Intentamos sacar el problema a la calle. Hacernos eco, que se nos oiga, porque creemos que es una situación injusta. No entendemos que una empresa que en los últimos años ha batido récords de beneficios y facturación nos deje a toda la línea de producción en la calle.

Han criticado los modos de la multinacional, pero también las maneras de los responsables de su planta.

El comportamiento de la dirección de Bilbao ha sido malo. Ni siquiera se dignaron a reunir al comité y comunicárnoslo. Nos llamaron a una reunión en Madrid y allí nos expusieron el problema.

¿Creen, tal y como han denunciado, que las instituciones no han hecho nada por ustedes?

Trabajamos para conseguir su apoyo. Estamos en contacto con los alcaldes de la comarca, que se están solidarizando con nosotros, aunque ese respaldo se tiene que refrendar ahora en actos públicos de apoyo.

Si obtiene beneficios, como sostienen ustedes, ¿a qué se deben los despidos?

Queremos dejar claro que la causa no es que la empresa vaya mal. El ERE confluye con otros problemas de la margen izquierda del Nervión, ya que están desmantelando toda la comarca: Babcock y La Naval están desapareciendo, Nervacero creo que también tiene problemas... Las compañías grandes y emblemáticas están reduciendo su plantilla y su trabajo, con un gran impacto en la zona, porque detrás de ellas hay almacenes y pequeñas empresas. No es sólo un problema de ABB sino de la margen izquierda, que se está quedando sin industria.

¿Se esperaban una reducción de la plantilla en estas circunstancias?

En 2010, ya perdimos 88 puestos de trabajo. Al final, nos da mucho qué pensar...

- Reportaje: Los afectados por el ERE de ABB Galindo se quedan en pelotas