Público
Público

Fumar es lo que más eleva riesgo masculino artritis reumatoidea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una revisión de 16 estudiosconfirma que fumar es un factor de riesgo de la artritisreumatoidea (AR).

El efecto es especialmente fuerte en los hombres y losgrandes fumadores. Los varones con resultados positivos para elfactor reumático (FR), que es un anticuerpo que ataca alorganismo en el 80 por ciento de las personas con AR, teníanaún más riesgo si fumaban.

Los estudios en las últimas dos décadas asociaron eltabaquismo con la AR, en especial en los hombres, escribió elequipo de S. Kumagai, de la Escuela de Medicina de la Univerdadde Kobe, en Japón. En tanto, los hallazgos en mujeres fueron"inconsistentes".

Los autores hicieron el primer análisis sistemático deestudios sobre el riesgo de AR y tabaquismo; para eso,revisaron 16 investigaciones.

Los hombres fumadores tenían casi el doble de riesgo dedesarrollar AR y el efecto fue casi el mismo en los exfumadores.

Al analizar el FR positivo, el equipo halló que el riesgose cuadriplicaba en los fumadores, se triplicaba en los quealguna vez habían fumado y se multiplicaba por 2,5 veces en losex fumadores.

Fumar también aumentó el riesgo de desarrollar AR en lasmujeres, aunque no tanto. Las mujeres fumadoras, ex fumadoras yque alguna vez habían fumado tenían entre 1,2 y 1,3 veces másprobabilidad de desarrollar AR, fueran o no FR positivas.

Los hombres que habían fumado por lo menos 20 cigarrillosdiarios durante 20 años eran 2,3 veces más propensos a tenerAR; en las mujeres, ese riesgo aumentaba 1,75 veces.

Fumar está asociado a la producción de FR. La relaciónentre el FR, la AR y el tabaquismo sería distinta en lasmujeres debido a factores hormonales.

"Fumar en todas sus formas es un factor de riesgosignificativo de AR", indicó el equipo.

"Dado que la AR está asociada con una calidad de vida y unpronóstico de vida malos, aconsejamos la cesación tabáquica",en especial para los grandes fumadores, para prevenir o reducirel riesgo de desarrollar AR.

FUENTE: Annals of the Rheumatic Diseases, enero del 2010