Público
Público

Fumar y beber alcohol, ligado a cáncer de garganta y estómago

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tomar alcohol y fumar cigarrillosparece aumentar el riesgo de padecer ciertos cánceres comunesde garganta y estómago, informaron el lunes investigadoresholandeses.

Los hallazgos, presentados en un encuentro de la Asociaciónpara la Investigación del Cáncer en Washington, destacan larecomendación de llevar un estilo de vida saludable y beber yfumar sólo con moderación.

"Parece que los fumadores actuales corren los mayoresriesgos y los ex fumadores tienen un riesgo intermediocomparado con quienes nunca fumaron", indicó en un comunicadoJessie Steevens, epidemióloga de la Universidad Maastricht enHolanda.

La incidencia de cáncer de estómago se redujo drásticamenteen Estados Unidos y Europa occidental en los últimos 60 años,pero la enfermedad sigue siendo un problema serio en el restodel mundo, donde es una de las principales causas de muerte porcáncer, según la Clínica Mayo.

El cáncer de esófago o garganta es una forma tumoral quecomienza en la cubierta interna del esófago, que es el tubo queconecta la garganta con el estómago.

Los investigadores realizaron un seguimiento a más de120.000 residentes holandeses durante más de dos décadas, paraevaluar los factores de riesgo del adenocarcinoma esofágico yel gástrico, un tipo de cáncer de estómago, además de los delcarcinoma esofágico de células escamosas, que se asemeja alcáncer de cabeza y cuello.

Otros estudios vincularon el cáncer esofágico en generalcon el consumo de alcohol y el tabaquismo, pero Steevens y suscolegas querían establecer con mayor precisión qué riesgosimplicaban en los distintos tipos de tumores del esófago.

El equipo halló que en el caso del carcinoma esofágico decélulas escamosas, que representa cerca de la mitad de loscánceres de garganta, las personas que consumían cuatro vasosde alcohol por día tenían cinco veces más riesgo dedesarrollarlo que los abstemios.

Fumar se relacionó con un aumento del riesgo en los trestipos de cánceres, aunque en el caso del cáncer más común degarganta el peligro era mayor, señaló Steevens.

"Estos son los resultados cuando no se consideran otrosaspectos del tabaquismo, como la cantidad de cigarrillosconsumidos a diario y de años que una persona ha fumado",agregó la autora.

"Cuando tuvimos en cuenta la duración del hábito y sufrecuencia, pareció que la diferencia en el riesgo entre los exfumadores y los actuales podría explicarse por esos otrosaspectos del tabaquismo", finalizó Steevens.