Publicado: 30.01.2014 13:24 |Actualizado: 30.01.2014 13:24

Funcas pide más esfuerzos en el mercado laboral tras los "discretos" resultados de la reforma del PP

Calcula que, al ritmo actual de creación de empleo, se necesitarían nueve años para volver a los niveles de ocupación existentes en 2008

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) reclama en el último número de sus Cuadernos de Información Económica esfuerzos adicionales en el mercado de trabajo español tras los "discretos" resultados que, en su opinión, ha tenido la reforma laboral en los casi dos años que lleva en vigor.

En un artículo escrito por el catedrático de Entorno Económico David Fernández Kranz, Funcas lamenta especialmente que la reforma laboral no haya abordado con éxito el problema de la dualidad entre trabajadores temporales e indefinidos.

"La reforma de 2012 no ha hecho mucho por resolver este problema. Si bien redujo la protección de los contratos indefinidos, dejó prácticamente intactas las condiciones en las que las empresas pueden contratar y despedir a trabajadores temporales", asegura.

La Fundación señala que, como consecuencia de ello, la brecha entre fijos y temporales "sigue siendo muy grande" y las empresas continúan recurriendo a la temporalidad "como colchón ante cualquier ajuste".

"El efecto de la reforma de 2012 es casi nulo", sostiene Funcas

En este sentido, Funcas advierte de que mientras se permita que las empresas cubran empleos no temporales con trabajadores temporales, "la carga del ajuste caerá de forma desproporcionada" sobre los asalariados no indefinidos y el uso de la flexibilidad interna por parte de las empresas será "anecdótico".

Junto a la dualidad laboral, hay dos problemas "clave" que, según Funcas, es necesario abordar urgentemente y respecto a los que la reforma laboral "parece haber pasado de largo": la elevada tasa de paro juvenil y el desempleo de larga duración.

Según Funcas, los resultados de la reforma laboral sobre las cifras de paro y empleo siguen siendo "poco alentadores", pues la economía española continúa destruyendo empleo y con elevados niveles de paro (26,03%, según la última EPA). De hecho, calcula que, al ritmo actual de creación de empleo, se necesitarían nueve años para volver a los niveles de ocupación existentes en 2008.

Aunque Funcas aprecia un cambio de tendencia en 2013, con un ligero descenso del desempleo, precisa que esto se debe en parte a que los españoles han abandonado en "gran número" el mercado laboral y a que los extranjeros han emigrado a sus países de origen, dejando de computar ambos grupos en las estadísticas oficiales.

En este sentido, Funcas asegura que, eliminando el efecto de la disminución del número de activos sobre la tasa de paro, ésta permanece prácticamente constante en el 27,29%. "Es decir, el efecto de la reforma de 2012 es casi nulo", subraya.

Funcas señala además en este artículo que, aunque se dice que la reforma de 2012 facilitó el ajuste de los salarios, éstos siguieron aumentando en la industria durante la mayor parte de 2012 y 2013 y "sólo han descendido de manera moderada" en los servicios y la construcción, sobre todo en los empleos a tiempo parcial.

Esta "ligera" moderación salarial, prosigue, no ha afectado por igual a todos los niveles de ingresos, al recaer "de forma desproporcionada" sobre los trabajadores con salarios más reducidos, lo que ha provocado que se amplíen "fuertemente" las desigualdades desde febrero de 2012.

Funcas entiende que la solución a los problemas del mercado laboral no puede provenir únicamente de medidas de flexibilidad interna y moderación salarial, y apunta que una solución "más integral" debe abordar mejoras de la productividad.

Así, a largo plazo, aboga por reformar y mejorar el sistema educativo y a corto, por reforzar las políticas activas de empleo, dado que "han fracasado" a la hora de reorientar a los desempleados a la "escasas" vacantes del mercado laboral. "La reforma de 2012 es un primer paso, pero no basta. Se requieren esfuerzos adicionales", concluye.