Público
Público

Funcas y BBVA pronostican que España crecerá menos de lo previsto

Ambas entidades resaltan que la actividad está estancada y que la recuperación sigue siendo excesivamente débil para crear empleo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Malos augurios para la economía española. La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) y el BBVA publicaron este miércoles sus previsiones de crecimiento y no son buenas: Funcas prevé que España crecerá el 0,7 % en 2011, dos décimas menos de lo previsto, y el 1 % en 2012, cinco décimas menos.

El estudio de las cajas señala que en la segunda mitad del año se espera que la actividad esté prácticamente estancada y que comience a crecer en el primer trimestre de 2012, siempre que la crisis 'amaine' y la situación de los mercados se normalice.

El empeoramiento de las expectativas se basa, según Funcas, en la caída de las exportaciones y en el hecho de que la economía española sigue necesitando una importante financiación frente al exterior.

Si las de Funcas no son buenas, las del BBVA tampoco invitan al optimismo. El último Observatorio Económico elaborado por el servicio de estudios del banco apunta que la economía española crecerá el 0,1 % en el tercer trimestre del año respecto a los tres meses anteriores.

Si se confirma este dato, supondría un nuevo descenso en el crecimiento intertrimestral de la economía española, que fue del 0,4 % en los primeros tres meses y del 0,2 % en el segundo trimestre.

El informe del BBVA Research destaca que este leve crecimiento es insuficiente para crear empleo sin ayuda de la estacionalidad. Así, resalta que la recuperación de España sigue siendo excesivamente débil e incapaz de evitar una contracción del empleo.

En cualquier caso, el BBVA subraya que ese 0,1 % de crecimiento intertimestral es coherente con su previsión de un avance del PIB cercano al 1 % para el conjunto de 2011. El estudio también afirma que la inflación caerá hacia final de año debido al descenso del precio de los carburantes y a la debilidad de la demanda interna.

Además, advierte de que la moderación en la recuperación de los ingresos públicos puede poner en peligro los objetivos de déficit si no se contiene bien el gasto, si bien indica que hasta ahora los datos confirman que los ingresos continúan en línea con lo esperado y que el Estado mantiene el ritmo de ajuste necesario con sus objetivos a fin de año.

Asimismo, incide en que los indicadores de consumo e inversión continúan reflejando la debilidad de la recuperación de la demanda domestica privada, una situación que se puede ver agravada por el incremento de la incertidumbre en los mercados financieros internacionales.

En este sentido, también asegura que la situación de los mercados puede aumentar la desaceleración de las exportaciones españolas, que están avanzando menos de lo previsto por el crecimiento inferior de los países desarrollados y por la caída de las confianzas de los consumidores y de las empresas en estos países.