Publicado: 17.03.2014 13:57 |Actualizado: 17.03.2014 13:57

La fundación ANAR alerta del aumento de menores secuestrados por sus progenitores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los casos de menores que son secuestrados por uno de sus progenitores, así como los de niños y adolescentes que se fugan o son echados de casa han experimentado un aumento, según alerta la Fundación ANAR en su último informe anual, presentado este lunes en Madrid, y en el que se contabilizan 229 sucesos.

Las fugas representan el 50,2 por ciento de las llamadas al teléfono ANAR; los secuestros parentales, un 19,6 por ciento; y las situaciones en las que los menores de edad han sido echados de casa, un 18,8 por ciento. Así lo constatan los datos presentados por esta entidad en el marco de la inauguración de unas jornadas sobre desaparición de niños y adolescentes.

Respecto a los casos de sustracción de menores por uno de sus padres, la directora del teléfono ANAR, Leticia Mata, ha señalado que los registrados en 2013 "son de mayor complejidad y gravedad" respecto al año anterior. Asimismo, ha indicado que en estos sucesos no sólo sufre las consecuencias el menor secuestrado y el padre o madre que se ve privado de su disfrute, sino también los hermanos, abuelos y el resto de familiares.

Sobre el secuestro parental en España, el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, también ha ofrecido datos durante el acto de presentación de las jornadas de la Fundación ANAR sobre desaparición de menores.

En 2013, se registraron 236 casos de secuestro por progenitores (un 12,9% más que el año anterior), de los que fueron víctimas 313 menores (un 22% más). "Estamos lamentablemente ante un fenómeno con un cierto crecimiento", ha advertido el 'número dos' de Interior, para añadir que la mayoría de los casos (197) fueron esclarecidos.

Martínez ha afirmado que para este tipo de sucesos de sustracción parental, el Ministerio del Interior, a través de la Policía y Guardia Civil, realiza tareas "preventivas", mediante el control de fronteras, fundamentalmente aeropuertos, así como "cautelas" a la hora de expedir determinados documentos de niños, como el pasaporte.

El principal grupo de edad del que hacen referencia las llamadas sobre desapariciones al Teléfono ANAR es sobre menores adolescentes de 16 y 17 años, lo que supone el 35,8 por ciento. En segundo lugar, el 27,9 por ciento, hacen referencia a adolescentes de entre 14 y 15 años. Esto, según Mata, se relaciona con los casos de fuga.

El tercer grupo de edad sobre el que se registran más llamadas al Teléfono ANAR es de menores de siete años, un colectivo más vinculado con los casos de secuestro parental.

En cuanto al sexo del menor implicado en los casos atendidos por esta fundación, las llamadas se refieren en su mayoría a casos de niñas (69,4%) frente a niños (30,6%), una tendencia que, según los autores del estudio, coincide con la detectada en el año anterior.

Durante 2013, el 116000 recibió un total de 1.871 llamadas para alertar de desapariciones o posibles casos de desaparición de todas las comunidades autónomas, principalmente de Madrid (28,92%), Comunidad Valenciana (8,5%) y Andalucía (7,8%).

De estas llamadas, 460 fueron de 'orientación especial' es decir, aquellas que requieren una valoración psicológica, asesoramiento jurídico y orientación que conlleva la derivación a un recurso externo como Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, organismos de protección del menor, Embajadas o Consulados, etc.

A través del Teléfono ANAR 116000 para Casos de Niños Desaparecidos se ofrece ayuda en las denuncias y conexión inmediata con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad; conexión en red con todos los 116000 de Europa (25 países); asesoramiento jurídico y social; y apoyo emocional a las familias durante las 24 horas.