Público
Público

La Fundación cree que AN recuperó el "sentido común" al mantener a Oubiña en cárcel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El gerente de la Fundación Galega contra o Narcotráfico (FGCN), Fernando Alonso, afirmó hoy a Efe que los órganos judiciales, en este caso la Audiencia Nacional, "han recuperado el sentido común que habían perdido" al mantener en prisión a Laureano Oubiña hasta septiembre de 2014.

El narcotraficante gallego no podrá abandonar la cárcel hasta el 18 de septiembre de 2014, según el auto dictado por la Sección 1ª de lo Penal de la Audiencia Nacional.

En la resolución, se expone que la nueva doctrina del Tribunal Constitucional considera "un perjuicio para el reo" simultanear una prisión provisional con una condena, pero esto no puede aplicarse cuando concurren dos prisiones provisionales o dos provisionales con una condena, en este caso únicamente se considera computable una provisional.

En base a estos planteamientos, la tercera condena de Oubiña no la cumplirá hasta el 18 de septiembre, dejando la Sala sin efecto las liquidaciones anteriores.

Alonso señaló que "cada día recibíamos una noticia más alarmante que la anterior", y señaló que este auto "viene a restablecer el sentido común que se había perdido; las aguas vuelven a su cauce".

Para el portavoz de la FGCN, el colectivo más activo de Galicia en la lucha contra el narcotráfico, "es una buena noticia que Laureano Oubiña siga en prisión y no que saliera anteayer, como pretendía beneficiándose de un artículo mal redactado y sin sentido".

Oubiña saldrá de prisión dos años antes de lo previsto, lo que ha llevado a Alonso a opinar que "aún va a aprovecharse de esta ganga, pero al menos no serán seis años". "Además -agregó- otros ya no podrán hacerlo. Se estaba primando a los grandes criminales abriéndoles las puertas de la cárcel en detrimento de los delincuentes comunes".

Miembros de la FGCN se trasladarán la próxima semana a Madrid para reunirse con miembros de la Comisión Mixta Congreso-Senado para el estudio de las drogas y representantes del Ministerio del Interior, tras haber enviado varios escritos al Tribunal Constitucional y a otros órganos lamentando la nueva doctrina.