Público
Público

El fundador de "Arte en la Tierra" apuesta por llevar la cultura al ámbito rural

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escultor Félix Reyes ha defendido, en declaraciones a EFE, el papel del certamen "Arte en la Tierra" y de cualquier otra iniciativa cultural que se desarrolle en pueblos pequeños para revitalizar el medio rural.

Reyes, un escultor canario afincado en Santa Lucía de Ocón (La Rioja) desde hace tres décadas, promueve un certamen de "arte efímero" en esta aldea desde hace ocho años.

En esta edición "Arte en la tierra" cuenta con trabajos de pintura y escultura de la cordobesa María Ortega, el vasco Manuel Pérez de Arrilucea, el burgalés Eduardo Alvarado, el francés Francois Mechain y el alemán Bodo Rau.

Los cinco han creado obras artísticas en el entorno natural de Santa Lucía de formato muy dispar y con la colaboración de personas de esta aldea del valle de Ocón, en la que en invierno viven sólo 16 personas, entre ellas Félix Reyes y su familia.

En "Paisajes de mil vidas" Ortega ha realiza una alegoría sobre el ciclo de la vida en los árboles; ha tapado los "anillos" de troncos cortados con serpentinas de colores, con lo que simboliza la vuelta de la madera, hecha celulosa, a sus antiguos árboles.

Junto a esta obra, Pérez de Arrilucea ha creado "El tronco en el armario", que es, precisamente, un chopo dentro de un viejo ropero; y el alemán Rau, autor de "Simbiosis" ha instalado en otros árboles diferentes esculturas que se asemejan a serpientes o ramas con formas imposibles.

Eduardo Alvarado ha tratado de "reinventar" la pintura de paisajes con "Aprender el paisaje" una colección de oleos -que puede verse en la casa de Félix Reyes- sobre los paisajes de monte bajo y cereal de Santa Lucía de Ocón.

Por último, el francés Francois Mechain, -probablemente el más experto de los cinco en arte efímero o land art- ha construido una bola del mundo con alambre de espino que quedará colocada en uno de los rincones de la aldea desde el que mejor se aprecia su valor paisajístico.

La obra se llama "¿Que tal?" y pretende, asegura el autor, homenajear a Goya y a la vez lanzar un mensaje de ecologismo.

En cualquier caso, más allá de los mensajes individuales de las obras, el fin del certamen es "revitalizar la vida en los pueblos pequeños" reitera Reyes, quien cree haber cumplido ese objetivo en Santa Lucía de Ocón con una iniciativa "que empezó hace ocho años, de forma tímida, y ha crecido de forma espectacular".

"Se trata de que los pueblos se den a conocer no solo por el trabajo, el sudor y sus productos agrícolas, con esto le damos un poco de vida cultural", ha destacado el escultor canario, que se declara "sorprendido" año tras año por los habitantes de Santa Lucía "que siempre participan en la construcción de las obras porque saben que este mes viene más gente al pueblo que en las fiestas".

De hecho, "en esta edición hay gente del pueblo que ha dicho que han trabajado poco, porque las obras que han elegido los artistas son muy intimistas".