Público
Público

El funeral del clérigo disidente iraní resucita a la oposición

Miles de personas corean lemas antigubernamentales en la ciudad de Qom, donde fue enterrado Montazeri. Manifestantes y policías chocan frente a la residencia del gran ayatolá.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'¡Inocente Montazeri, continuaremos tu camino aunque el dictador arroje balas sobre nuestras cabezas!', corearon miles de opositores al régimen iraní durante el funeral del disidente gran ayatolá Hosein Ali Montazeri en Qom, según informaron varias páginas web reformistas.

Entre medio millón y un millón de personas se acercaron a esta ciudad sagrada chií para rendir tributo al líder religioso, que fue enterrado en el mausoleo de la santa Hazraté Masume, en presencia de los grandes ayatolás de esa ciudad. Cerca de allí, en los alrededores de la residencia de Montazeri, un grupo de manifestantes se enfrentó a pedradas con las numerosas fuerzas policiales que custodiaban la vivienda, informó la web Norooz. Las agencias de noticias no pudieron confirmar los choques ni la posible existencia de detenidos, ya que las autoridades iraníes vetaron el acceso al funeral a todos los medios extranjeros.

Montazeri, quien falleció en la noche del sábado a los 87 años, estaba considerado el líder espiritual de un movimiento opositor que ha tomado fuerza tras las elecciones presidenciales de junio y que ha resistido los persistentes intentos por sofocarlo.

La muerte del clérigo chií ha vuelto a dar alas a los opositores, que han aprovechado la coincidencia del séptimo día de duelo por Montazeri, el próximo domingo, con la celebración religiosa chií de la Ashura, para convocar manifestaciones masivas en las principales ciudades del país. Aunque el Gobierno de Mah-mud Ahmadineyad quiere evitarlas, la veneración que profesan muchos chiíes por el gran ayatolá fallecido complica su prohibición.

'El régimen iraní está muy preocupado por la celebración de la Ashura. En foros, páginas web y redes sociales de Internet, todo el mundo está hablando de salir a la calle', explicó el analista Husein Bastani.

Los opositores presentes en el funeral también gritaron '¡Oh Husein, Mir Husein!', según Reuters. Sus gritos evocaban los tradicionales lamentos de la Ashura por Husein, nieto del profeta Mahoma asesinado en una batalla en el siglo VII que selló un cisma entre los musulmanes suníes y chiíes, pero también reivindicaban el liderazgo de Mir Husein Musavi, el candidato derrotado por Ahmadineyad que denunció la existencia de fraude en los comicios presidenciales.

Milicianos basiyí, partidarios del Gobierno, se enfrentaron a los manifestantes que portaban brazaletes verdes símbolo de la oposición y fotografías de Montazeri y Ysuf Sanei, otro gran ayatolá disidente, gritándoles: '¡Debería darles vergüenza, hipócritas, dejen la ciudad de Qom!', según la web Ayande, considerada cercana al conservador Mohsen Rezaie.

El líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jameneí, expresó sus condolencias por la muerte de Montazeri, pero pidió a Alá que le perdone por el 'examen crucial' al que se enfrentó al final de su vida y que, según Jameneí, 'suspendió'.

El clérigo chií fallecido, alumno del fundador de la República Islámica, el ayatolá Rujola Jomeini, iba a ser su sucesor. Sin embargo, pocos meses antes de su muerte, en 1989, Montazeri cayó en desgracia al criticar las ejecuciones masivas aprobadas por Jomeini.

Desde entonces, sus críticas a la cúpula religiosa y política que dirige el país se han ido endureciendo, llegando a afirmar que Irán está gobernado por una 'dictadura'.

Tras las polémicas eleccio-nes de junio, Montazeri se unió a las acusaciones de fraude y advirtió de que los líderes actuales 'han perdido su legitimidad'. Los intentos de reprimir las protestas poselectorales 'conducirán a la caída del régimen', pronosticó el gran ayatolá en otoño y decretó una fetua contra Ahmadineyad.

Varios gobiernos occidentales, a quienes el Gobierno conservador acusa de estar detrás de las protestas, pidieron este lunes que las manifestaciones no provoquen una nueva ola de represión en el país.