Público
Público

Funeral por el medio centenar de oficiales muertos en el motín de Dacca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Bangladesh, Zillur Rahman, presidió hoy los funerales por los 48 oficiales muertos en el motín de la guardia de fronteras, entre ellos su director general, Shakil Ahmed, además de su esposa, que recibió los mismos honores militares.

La ceremonia tuvo lugar a las 10.40 horas locales (04.40 GMT) en la Plaza de los Desfiles Nacionales de Dacca, y a ella asistieron las principales autoridades civiles y militares del país además de los familiares de las víctimas, informó la agencia bangladeshí UNB.

Junto a los oficiales también quedó dispuesto el féretro de la esposa del general Ahmed, Nazneem, quien perdió la vida durante la revuelta.

El pasado viernes, tuvo lugar el primer servicio fúnebre por otros siete oficiales víctimas del motín, que se desarrolló en la mezquita central del Ejército en los cuarteles de Dacca.

La revuelta de cientos de guardias de los Bangladesh Rifles (BDR) comenzó el miércoles pasado en el cuartel general de Dacca y se prolongó durante casi 36 horas antes de que el Ejército se hiciera con el control de la situación.

Aunque la primera ministra, Sheikh Hasina, había prometido una amnistía a los amotinados, la Policía presentó este fin de semana cargos contra un millar de guardias, entre ellos seis cabecillas a los que identifica como los instigadores, entre ellos uno de los asistentes del general Ahmed.

El Ejército lanzó la pasada medianoche la "Operación Caza de Rebeldes" en busca de los guardias que huyeron del cuartel tras poner fin al motín.

Hasta ahora, según UNB, han sido recuperados 71 cadáveres, la mayoría de oficiales del Ejército, mientras otros 71 continúan desaparecidos.

El motín se desató tras una disputa por cuestiones salariales entre los mandos del Ejército y miembros de la guardia de fronteras, que se sienten agraviados con respecto a los militares.

La Policía sostiene que los acusados, que se enfrentan a cargos de asesinato, toma de rehenes y ocultamiento de cadáveres, entre otros, llevaron a cabo las acciones de forma planificada.

Los BDR emplean a casi 70.000 hombres encargados sobre todo de la vigilancia de fronteras pero también de asistir a Policía y Ejército cuando la situación lo requiere.