Público
Público

La Fura traslada a Los Troyanos (Berlioz) el dramatismo del virus informático

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Palau de les Arts de Valencia abrirá su cuarta temporada con la inusual ópera Los Troyanos, de Héctor Berlioz, que con la dirección musical de Valeri Guerguiev y la escenografía futurista de La Fura del Baus intentará transmitir el dramatismo de la destrucción de Troya con la acción letal del virus informático.

La intendente del Palau de les Arts Reina Sofía, Helga Schmidt, ha presentado hoy en rueda de prensa la ópera, que se pondrá en escena de manera íntegra por primera vez en España, acompañada por el director musical, el ruso Valery Guerquiev, y por Carlus Padrissa, responsable de la escenografía y cofundador de la compañía La Fura dels Baus.

La principal atracción del montaje escénico pasa por el símil que realiza Padrissa del Caballo de Troya con los virus informáticos: "los troyanos son virus que penetran dentro del sistema operativo (del ordenador) destruyendo toda la información y puede tener terribles consecuencias".

Esa ha sido la inspiración para aportar a la obra, cuya primera parte narra la destrucción de Troya por los griegos, una visión "futurista y tecnológica" a través de la escenografía que se acoplará al "concepto fantástico que Berlioz tiene de la música a través de los cambios que realiza en sus creaciones".

De esta forma, podremos ver un caballo convertido en virus, un vestuario con elementos deportivos y una iluminación que integra claroscuros.

Berlioz, que murió en 1869 y no pudo ver representada de forma completa esta obra, dejó apuntado en el libreto que nada de lo que escribió estaba incorrecto, por lo que "ni cantantes ni maestros deben cambiar nada en sus papeles, ni introducir hiatos en los versos, ni añadir adornos".

La versión que se escenificará en Valencia consta de cinco actos, tal como la escribió Berlioz a partir de la "Eneida" de Virgilio, en los que se narra la historia de la destrucción de Troya por parte de los griegos, la huida de Eneas a Cartago y su relación amorosa con la reina Dido.

Guerguiev, que ha colaborado con óperas realizadas en Nueva York y en Londres, ha manifestado que Los Troyanos es una "composición inusual y más difícil de dirigir, porque el público no conoce la ópera", pero "justamente por eso es más interesante", ha añadido.

Para el director musical, que dirigirá la Orquesta de la Comunitat Valenciana por primera vez, esta obra de Berlioz tiene "un poderío muy fuerte y posee escenas de gran dramatismo como cuando las mujeres troyanas se matan así mismas ante la llegada de los griegos o cuando se produce la muerte de Dido".

"Si con el trabajo conjunto de todos conseguimos transmitir el nivel de dramaturgia que estableció Berlioz en el libreto, entonces habremos logrado el objetivo buscado", ha indicado Guerguiev.

Mañana tendrá lugar el estreno de esta "obra maestra", en palabras de Helga Schmidt, "que con la escenografía futurista y de vanguardista de Padrissa se identifica con la arquitectura avanzada del espacio que la acogerá, ideado por el arquitecto valenciano Santiago Calatrava".

El Palau de les Arts volverá a acoger los días 3, 6, 8 y 12 de noviembre la representación de la obra para la que, pese a sus casi cinco horas de duración, "merece la pena olvidarse del reloj para sumergirse en su música", según ha manifestado la intendente del Palau.

Los Troyanos es una nueva producción conjunta entre el Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia, el Teatro Marinski de San Petersburgo y el Teatro Wielki de Varsovia.

Según han indicado Schmidt y Guergiev, la idea es que continúe la colaboración entre el Palau de les Arts y el Teatro de San Petersburgo, donde se ha construido una segunda sala, y que en un futuro se "puedan importan obras rusas aquí y se exporten a Rusia creaciones de compositores valencianos, como las de Vicente Martín i Soler".

Aprovechando la colaboración musical y artística con el director ruso, los días 9, 10 y 11 de noviembre se representará también en el Palau de les Arts el espectáculo del Ballet Marinski, también dirigido por Guergiev, quien ha manifestado que "en la ópera de Valencia se pueden hacer muchas cosas" y es símbolo de que España "está alcanzando fama internacional" en el mundo de la música clásica.