Publicado: 22.03.2014 07:00 |Actualizado: 22.03.2014 07:00

"La fusión de los verdes y la izquierda unitaria no es ni real ni necesaria"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Defiende su perfil didáctico y su capacidad de explicar uno de los términos acuñados por los partidos verdes europeos: la ecología política. Ese es el secreto, según él, de su triunfo en las primarias abiertas de Equo. Florent Marcellesi (Angers, Francia, 1979) es ingeniero de Caminos y se define como activista e investigador. Este fin de semana participa en Madrid en el Congreso que celebra su partido para aprobar el programa electoral con el que concurrirán a los comicios del 25 de mayo junto a Compromís. La entrevista tuvo lugar el pasado jueves en la sede de Público.

Una vez ganadas las primarias en un partido del tamaño de Equo, ¿qué tiene previsto hacer para darse a conocer y llegar a la gente?

Lo que está claro es que lo que haga lo haré en equipo, porque en la primera vuelta de las primarias fuimos 70 candidatos y en la segunda cuatro. Ahora se trata de sumar a toda la gente que hemos estado compitiendo en este proceso para hacer justamente un proceso lo más colectivo posible, que pueda llegar hasta fuera. Ya estamos en precampaña y ahora nos toca el siguiente paso, que seguramente es estar en la calle, en el mayor número de lugares posibles de España para poder llegar a cuanta más gente mejor y explicar la importancia de estas elecciones europeas. El primer objetivo es luchar contra la abstención masiva que hay y dar una opción alternativa, que en este caso es la verde. 

¿Y cómo va a pedir el voto? ¿Por qué es importante votar a Equo?

Primero, porque el 80% de las leyes que tenemos en España vienen de Europa y, segundo, porque todas las políticas que más afectan a nuestro bienestar, a nuestros empleos y a generaciones futuras tienen que ver con las políticas de austeridad. Por tanto, cambiar las políticas de austeridad para conseguir un mayor bienestar, una mayor paz y una mayor seguridad tiene que ver con coger el poder en la UE y cambiar esas políticas. Es decir, el problema no es la UE sino quién la lidera. Hay que orientarse por un proyecto que apueste por la justicia social, por la ecología, o por la equidad. Y eso es lo que puede aportar una coalición como la de Equo y Compromís. 

"El problema no es la Unión Europea sino quién la lidera"

Eran cuatro candidatos, ¿por qué cree que le han respaldado a usted?

En un partido ecologista que forma parte del Partido Verde Europeo lo primero es sumar al electorado ecologista que está dentro de Equo. Aquí gana un perfil más cercano a lo que pueden ser las bases de la ecología. También porque ha sido muy importante explicar lo que es la ecología política, que es el conjunto de la justicia social, de la justicia ambiental, de una emergencia social contra la desigualdad, contra el paro... Hemos conseguido explicar que desde la transición ecológica de la economía tenemos respuestas para todo lo que son los grandes retos que tenemos en España y en Europa.

Entonces, ¿es por su perfil didáctico?

Mucha gente me llama, y tenemos muchas solicitudes porque sí está gustando este perfil que explica en palabras simples los grandes retos complejos que tenemos.

Junto a usted también se presentaba a las primarias la coportavoz de Equo, Reyes Montiel. ¿Cree que el hecho de que no haya resultado la más votada supone un golpe para la dirección del partido?

No lo veo así. La coportavoz ha conseguido, además, el segundo puesto entre setenta personas. Esto no es un varapalo, simplemente es que hay un juego democrático y hay distintas propuestas que se enfrentan. Además, de una manera muy cordial, muy pacífica y de una manera muy cooperativa. En este caso, para estas elecciones concretas, ha habido un perfil más votado que otro. No hay que sacar más conclusiones que las que hay. Ahora estamos todos juntos en el mismo barco para conseguir que Equo pase de las calles a las instituciones.

"Mi triunfo no es un varapalo para la dirección de Equo"

Entiendo, por tanto, que tiene la colaboración de la dirección y que usted va a contar con ellos.

Por supuesto, ni lo dude. Va a ser un trabajo colectivo y ya es un trabajo colectivo.

¿Cuál será la primera iniciativa que presentará en el Parlamento Europeo en el caso de que sea elegido?

Tiene que ser una iniciativa respaldada por el conjunto de Equo y tiene que ser la iniciativa que ponga Equo como prioridad. No va a ser la de Florent Marcellesi, sino la de Equo. Pero más que una vamos a tener tres ejes muy importantes que van a marcar todo lo que tenemos que hacer. Por un lado está el proceso constituyente hacia una Europa de la ciudadanía, por otro una transición ecológica de la economía y finalmente conquistar y defender más derechos. Quizás una entre muchas puede ser un plan de emergencia contra la pobreza energética, que tiene esos tres pilares: democracia, justicia y ecología.

Las encuestas manejan una victoria socialdemócrata. ¿Cómo lo ve?

Nuestra prioridad es luchar por el espacio verde y para que el Partido Verde Europeo tenga cuantos más diputados posibles. Somos el cuarto partido del Parlamento Europeo y tenemos que mantener esa posición y, si puede ser aumentarla. Y ya veremos en su momento qué hacemos con las victorias de un partido u otro. Eso tiene que ser un análisis postelectoral y no preelectoral. Nosotros vamos a aumentar el poder del Partido Verde Europeo.

"Los verdes somos el cuarto partido del Parlamento Europeo y tenemos que mantener esa posición" 

¿Estamos ante el riesgo de que se reedite una gran coalición entre socialdemócratas y conservadores?

Hay bastantes acuerdos entre socialistas europeos y populares europeos, pero también es verdad que el Parlamento es mucho más plural ahora mismo que una gran coalición. Estamos viendo cómo se están separando los votos entre verdes, liberales, socialistas, populares... A este nivel tenemos mucho más margen de maniobra de lo que parece. Mucho más que aquí, en el Parlamento español, donde todo es bicolor. Tenemos mucha más capacidad de llegar a grandes consensos que lo que conocemos. Haremos campaña con los dos candidatos [del Partido Verde Europeo] que tenemos, que son Ska Keller y José Bové, y ver hasta dónde podemos llegar y, en base a esto, ya veremos si le damos la confianza a Martin Schulz. Ya le digo que no daremos la confianza a Juncker, pase lo que pase. Schulz se la tendrá que ganar durante las elecciones con propuestas concretas.

¿Cree que resultará determinante el peso de las fuerzas antieuropeas o incluso xenófobas?

Va a haber un auge, lo estamos viendo en todos los países. En Francia, por ejemplo, el Frente Nacional está liderando las encuestas para las europeas, y en Hungría ya se están dando cazas a gitanos y judíos en las calles... Van a tener más fuerza. ¿Pero van a condicionar? No se hasta qué punto. Tenemos que ser fuertes y llamar a votar para evitar estas cosas.

¿Por que son europeístas?

Nos definimos como europeístas insumisos. Insumisos frente a la troika y contra las políticas de austeridad, contra la falta de democracia y contra el proceso destituyente y contra las políticas que nos llevan a más paro y más desigualdad. Pero Europa es necesaria porque es el espacio clave para poder luchar contra fenómenos globales como el cambio climático, los paraísos sociales, los lobbies o las transnacionales. Por eso vemos que es un espacio que debemos poder asaltar para poner en marcha las políticas que nos permitan construir un continente más justo y democrático. 

"Nos definimos como europeístas insumisos frente a la troika"     

El Partido X les ha hecho una oferta esta misma semana para que concurran juntos en las europeas.

Hay convergencias en las ideas básicas que podamos tener. Por ejemplo, de lucha contra la corrupción, por la transparencia, a favor de la regeneración democrática. Por otro lado también hay que decir que nosotros como Equo ya tenemos un pacto estratégico firmado con Compromís, que además ha sido votado por la afiliación y estamos al final de nuestro proceso democrático para la configuración de la lista. Seguramente, este tipo de propuesta está llegando dos o tres meses tarde. La hemos valorado muchísimo pero los tiempos electorales son diferentes. De todas maneras hemos hecho un llamamiento formal para que el Partido X con sus procesos democráticos pueda valorar la integración y la cooperación con nuestra opción política.

Llama la atención que las dos fuerzas verdes del Estado, Equo e ICV, no vayan de forma conjunta a las elecciones. Desde ICV aseguran que no ha sido posible. ¿Por qué no ha sido posible?

Desde Equo teníamos una apuesta clara por construir el espacio verde, ecosocial, dentro del Estado. La apuesta que teníamos era hacer una gran candidatura —Verdes y ALE— entre Equo, Compromís e ICV. En este caso ICV ha decidido tener otra opción táctico estratégica para estas elecciones y nosotros la respetamos porque es legítimo. Pero nosotros vamos a ocupar este espacio del Partido Verde Europeo porque pensamos que es una opción legítima y autónoma dentro del espacio electoral.

Desde ICV hablan de la unión entre los verdes y la izquierda unitaria. ¿Cómo lo ve? ¿Por qué han rechazado ustedes presentarse conjuntamente con IU, como hará ICV?

En primer lugar porque IU no quería celebrar primarias para elegir a sus candidatos. Y respecto a la unión entre verdes e izquierda unitaria, ese puede ser un deseo que tengan algunas personas, pero que no se está planteando de ninguna manera en el Parlamento Europeo. Hay dos grupos diferenciados, que son los verdes y la izquierda unitaria, y no ha habido propuesta ni seria ni real de juntar a los dos porque los dos tienen programas diferentes y diferencias ideológicas bastante importantes. Esta fusión entre esos dos grupos no es ni real ni necesaria. El electorado es complejo y está esparando que haya diferentes opciones políticas que se van expresando. Aún más con un sistema proporcional. 

¿Equo tiene previsto mantener conversaciones con el PSOE?

Van a ser discusiones y debates postelectorales. Ya veremos realmente cuáles han sido sus compromisos en las elecciones y cuáles han sido sus compromisos reales una vez pasadas las elecciones. Nosotros en base al programa y en base a ideas reales podremos decir si les damos o no la confianza. 

"Tenemos que democratizar Europa y europeizar la democracia"

En la discusión que mantendrán este fin de semana sobre el programa para las europeas, ¿cuáles serán sus prioridades?

Lo que hemos visto en el proceso de primarias es que no ha habido diferencias grandes entre candidatos. Más bien ha habido una gran convergencia de propuestas. El debate que hubo en Madrid fue como de guante blanco no sólo porque tenemos mucho respeto entre nosotros sino también porque estamos en el mismo partido con grandes convergencias clarísimas. Los pilares son en primer lugar la regeneración democrática: tenemos que democratizar Europa y europeizar la democracia. En segundo lugar tenemos todo el tema de la transición ecológica de la economía. En este sentido, tenemos dos retos importantes: el paro y el cambio climático y la escasez de recursos energéticos. Pero sabemos que con este plan podemos dar tantos empleos, empleos verdes, como desempleo hay en la UE. En tercer lugar están los derechos de las mujeres, colectivos LGTB, migrantes y digitales. 

Para ello, ¿se debe reformar la Constitución Europea, hacer nuevos tratados?

Debemos reforzar la carta de derechos sociales que tenemos, que es incompleta. Y tenemos que conseguir que cada Estado tenga la obligación de aplicarla dentro de sus fronteras. Y también implicar nuevos derechos, como los digitales, que son la nueva frontera democrática que tenemos. También los derechos animales. Si hablamos de nuevos derechos es fundamental la lucha contra el Tratado de Libre Comercio. Ya es una prioridad para los verdes europeos y será una prioridad para Equo.    

Ha mencionado el asunto de la inmigración. ¿Cómo evitar lo que está sucediendo en la frontera sur de Europa, en Ceuta y en Melilla?

Esa es la palabra, es la frontera sur de Europa, y así la tenemos que tratar. Tenemos que salvar vidas, el derecho a la vida pasa antes que el derecho de un Estado a protegerse. También tenemos que tener una visión más a a largo plazo: tener una política migratoria basada en los valores fundacionales de la UE que son la responsabilidad, la solidaridad, la fraternidad y además hacerlo para los países del norte y para los países del sur a la vez. La mayoría de la gente está emigrando por razones climáticas. Y el cambio climático lo creamos nosotros en el norte. Por tanto, cambiar el modelo de producción y consumo e ir hacia uno más sostenible eso va a frenar esa migración. 

"El derecho a la vida pasa antes que el derecho de un Estado a protegerse"

¿Y en el corto plazo? ¿Qué hacer frente a este problema puntual?

Hay que recordar que no es tan problema. Estamos creando una alarma social. Es una cosa muy puntual que está agobiando muchísimo a unas zonas concretas pero no está amenazando a las personas que están trabajando en España y en la UE y no está afectando a los sistemas de protección social. Tenemos que salir de esta visión que no es real. Es un problema que se puede arreglar de una manera mucho más humana acogiendo a estas personas. 

Una de las crisis más graves que está viviendo Europa se está produciendo en plena precampaña electoral. Me refiero a Ucrania. ¿Cómo se está gestionando esta crisis?

Es un tema muy complejo porque está teniendo en cuenta muchos factores diferentes: económicos, étnicos, energéticos... Lo que decimos es que estamos claramente a favor de la ciudadanía y de aquellas personas y colectivos que luchan contra la corrupción y el autoritarismo, tanto en Ucrania como en Rusia. También estamos totalmente en contra de la anexión de Crimea a Rusia porque va en contra del Derecho Internacional. A muy corto plazo se deben imponer sanciones a Rusia. No puede ser que por ser más fuerte y que a través de la fuerza armada imponga una cosa que no es adecuada al derecho internacional. A largo plazo debemos pensar cómo podemos independizarnos de Rusia en materia energética, lo que supone tener modelos energéticos más autosuficientes a nivel europeo y a nivel local.