Público
Público

Un futuro ingeniero saca la calificación más alta de Selectividad en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Álvaro Vadillo apenas tiene 17 años y ha conseguido ya dos logros, aprobar Selectividad, y, el más llamativo, hacerlo con una calificación de 9,95 y convertirse en el estudiante número 1 de los casi 25.000 que han concurrido este año a la prueba de acceso a la universidad en Madrid.

Focos y micrófonos le apuntaban hoy cuando se han dado a conocer en la Universidad Rey Juan Carlos de Móstoles los resultados de la prueba que se realizó hace dos semanas en las seis universidades públicas de la región.

Álvaro quería hacer Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos en la Universidad Politécnica de Madrid, y se tomó la Selectividad como un reto, que más tarde se convirtió en "obsesión" al ver que había posibilidades de aprobar y hacerlo con nota, confiesa ahora.

Su antecedente de matrícula de honor como calificación media del Bachillerato, y un intenso trabajo de estudio en el último mes ha sido la clave del éxito, como da fe su más que orgullosa madre, e incluso la que ha sido su tutora este último año en el Colegio Europeo Almazán de Madrid, y que hoy también le ha acompañado.

"Pinché en lengua, pero no por el contenido, sino por los acentos; en cuanto al resto, fui esquivando las opciones en las que veía tropezarme", detalla Álvaro con total desparpajo.

De esta forma, convirtió un reto en un "honor", en el de ser el primero de todos los bachilleres al obtener una calificación de 9,95, que podría convertirse en un 13,95, en caso de que haya hecho perfectos dos de los tres exámenes específicos que realizó en la fase voluntaria de la prueba.

"A darlo todo en el examen" fue también Lorena García, del instituto Príncipe Felipe de Madrid, para obtener en su caso un 9,92, la segunda calificación del ránking de talentos de Selectividad.

Con su nota puede ahora elegir universidad y carrera sin problemas, más allá de su duda de si inclinarse por la bioquímica o la biotecnología, el camino que va a elegir Margarita Calvo, otra joven de 17 años que ha alcanzado un 9,90 en la prueba y cuyo sueño es convertirse en investigadora.

Como a todos, el trabajo duro ha sido su estrategia, así como la tranquilidad para afrontar los exámenes, que este año han contado con el respiro que dio la huelga de funcionarios el pasado 8 de junio, "un día libre que vino muy bien para repasar", puntualiza esta estudiante del instituto Leonardo Da Vinci de Majadahonda.

Según Juan Ignacio López, que ha logrado sacar un 9,82, aunque "algunos tienen más facilidades que otros" el esfuerzo en el estudio es parte imprescindible para alcanzar este éxito académico.

Al menos, eso es lo que ha hecho él, combinando horarios entre sus clases de Bachillerato en el Colegio Inmaculada Padres Escolapios de Getafe, y sus clases de bombardino en el Conservatorio de Música.

Exámenes ya finalizados, lo próximo que le queda a José Ignacio es esperar el comienzo de sus clases de Medicina en la Universidad Complutense, como al resto de sus compañeros.

El arranque del curso escolar será sin embargo este año más temprano, como marca el nuevo Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), pero todavía les queda por delante un verano entero sin la preocupación de los exámenes, y que algunos, como Álvaro, esperan que sea el mejor de su vida.