Público
Público

El futuro de los museos está en las redes sociales

El defensor de las Creative Commons David Bollier prevé un cambio en el modelo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mientras unos se dejan los sesos en programar exposiciones blockbuster y en potenciar las tiendas de sus museos, otros pronostican el coma irreversible de estas instituciones si no espabilan. 'El error de los museos es que siguen tratando a su audiencia como simples consumidores'. El diagnóstico lo emitió el escritor David Bollier en el seminario Usos de la cultura. El museo y las instituciones de lo común, que celebró ayer por el Reina Sofía.

Tratar al espectador como un engranaje más del sistema capitalista es una antigualla en la era de las licencias Creative Commons y de las redes sociales. 'La naturaleza del consumidor es pasiva y nada comprometida. El modelo debería cambiar y las instituciones, tender puentes con sus audiencias, para crear un diálogo enriquecedor sobre el que se cimente una relación de confianza a largo plazo', señaló el autor de Viral Spiral (NewPress), un ensayo sobre la república radial formada por las comunidades on line.

El camino aún no está claro, pero hay canales que deberían activarse. 'En EEUU, algunos museos permiten al usuario hacer su propio podcast del recorrido de la exposición y colgarlo en su página web para que otros visitantes lo usen'. El precio por un museo adaptado radicalmente a los tiempos lo pagarían figuras intermediarias como los comisarios o, en el mercado del arte, los galeristas. Aunque todo apunta a que esta sustitución de intermediarios no llegará hasta que no caigan los prejuicios de visitantes y coleccionistas.

Para Bollier la puesta en práctica del museo común, dinamizada por una comunidad activa e implicada, no puede hacerse sin el apoyo de los Gobiernos y aquí nos encontramos con otro escollo. 'El problema es el centralismo de las instituciones. Si los museos y la Administración no son sensibles a la gobernanza de las redes sociales, la ciudadanía acabará por darlos la espalda y llegarán a ser irrelevantes', dijo sin piedad contra los que sólo piensan en hacer caja.