Público
Público

El G-20 se compromete a reducir su déficit a la mitad para 2013

Los países ricos acordarán una consolidación fiscal "diferenciada y ajustada a las circunstancias" de los países, a los que da libertad para establecer una tasa bancaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El G-20 acordará al final de su reunión de hoy en Toronto una consolidación fiscal 'diferenciada y ajustada a las circunstancias nacionales' de los países según una copia del borrador del comunicado a la que tuvo acceso Efe. El borrador refleja el compromiso de los 'países desarrollados' del G-20 de reducir el déficit 'al menos a la mitad' para el año 2013 y de 'estabilizar o reducir la deuda gubernamental como porcentaje del Producto Interior Bruto (PIB) para el año 2016.

El tema de la austeridad fiscal ha provocado tensiones en el seno del G-20 que hasta ahora había dado muestras de una gran cohesión y que actuó al unísono a la hora de implementar medidas de estímulo económico para salir de la crisis. EEUU y los emergentes abogan por mantener ciertas medidas para reactivar la economía y advierten que la repentina retirada de los paquetes de estímulo que se aprobaron durante la crisis podría frustrar la todavía frágil recuperación. Europa, por su parte, considera que el tiempo de los estímulos ha pasado y ha llegado ya el momento de la austeridad fiscal.

El borrador del comunicado refleja esa tensión, al indicar que 'el ritmo del ajuste (fiscal) debe calibrarse cuidadosamente para sostener la recuperación de la demanda privada' y celebra, en ese sentido, 'los esfuerzos realizados por China para impulsar su demanda interna'. El documento subraya que existe el riesgo de que 'un ajuste fiscal sincronizado entre varias grandes economías pueda afectar de forma adversa la recuperación'. Insiste también, aun así, en que 'el fracaso a la hora de implementar la consolidación donde sea necesario minaría la confianza y dañaría el crecimiento'.

Dado ese delicado equilibrio, el G-20 se inclina por que la medida de reducción del déficit para la mitad al 2013 afecte a las economías más avanzadas del grupo. El comunicado reconoce las 'circunstancias extraordinarias' de Japón y da la 'bienvenida' al plan de consolidación fiscal anunciado recientemente por el país. Insiste además en que aquellos países con 'serios desafíos fiscales' necesitan acelerar el ritmo de la consolidación.

'Los planes de consolidación fiscal serán creíbles, comunicados de forma clara, diferentes según las circunstancias nacionales y concentrados en medidas para impulsar el crecimiento económico', señala el documento. Los socios del G-20 se comprometen también en el texto del borrador a 'reforzar las redes de protección social' y a una 'mayor flexibilidad cambiaria en los países emergentes'.

El G-20 considera que el sector bancario debe pagar por el coste en el que incurren los Gobiernos cuando acuden a su rescate, si bien da libertad a los países para establecer una tasa bancaria con ese fin. Según el borrador, reconoce que existen 'distintos planteamientos' para hacer que la banca 'contribuya de manera justa y sustancial' a su propio rescate, y afirma que uno de ellos, aunque no el único, es el polémico impuesto bancario.

Esta tasa, que ya ha sido establecida por algunos países, se había convertido en uno de los puntos de mayor discrepancia del G20, por la dura oposición mostrada por los países emergentes y también por Canadá, anfitrión del encuentro. En general, las naciones en desarrollo argumentaban que sus sistemas bancarios no habían sido el germen de la grave crisis internacional registrada en 2008 y 2009, y que por tanto no tendrían que pagar por un rescate que no ha ocurrido.

El comunicado final del G-20 salva las diferencias dejando a cada país la posibilidad de abordar sus propias medidas, siempre y cuando queden 'protegidos los contribuyentes', permita 'reducir los riesgos del sistema financiero' y no provoque 'restricciones en el crédito'.
No obstante, deja claro que el sector financiero 'debe hacer una contribución justa y sustancial para pagar la carga asociada a las intervenciones de los gobiernos'.