Público
Público

El G7, vuelve a mostrar un frente unido contra la crisis hipotecaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ministros de Finanzas del G7 (países más industrializados) se reunirán mañana en Tokio, en plena crisis crediticia, para lanzar un mensaje de tranquilidad a los mercados financieros ante el temor a una recesión en Estados Unidos.

"Es importante que trabajemos juntos y lancemos un mensaje para estabilizar los mercados financieros y mantener el crecimiento de la economía global", indicó hoy el ministro japonés, Fukushiro Nukaga, quien presidirá el encuentro.

La reunión será la primera del año de los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales del Grupo de los Siete, formado por Japón, EEUU, Francia, Canadá, Alemania, Italia y Reino Unido.

El encuentro se va a producir en un momento de serias turbulencias en las bolsas de todo el mundo, arrastradas por la incertidumbre que ha provocado la crisis hipotecaria de las "subprime" en Estados Unidos y el temor a que acabe afectando a la economía real.

No se espera, sin embargo, que los líderes de las finanzas mundiales adopten medidas conjuntas de estímulo económico, sino que más bien lancen un mensaje de tranquilidad a los mercados.

Lo previsible es que el G7 confirme que los fundamentos de la economía global siguen siendo firmes pero admita que aumenta la incertidumbre, como demuestra que el FMI ha rebajado su previsión de crecimiento económico mundial en tres décimas, al 4,1 por ciento, el más débil desde 2003.

Como es habitual en este tipo de cumbres, se espera además que el comunicado final del encuentro contenga referencias a la situación del yuan chino y el dólar estadounidense, la mejora de la regulación financiera y el alto precio del barril de petróleo, aunque en el último mes se ha ido conteniendo.

En rueda de prensa, el ministro Nukaga afirmó hoy que el G7 va a debatir este sábado de manera "honesta" cómo suavizar el miedo a la crisis financiera global, pero sugirió que no habrá una acción concertada.

El responsable nipón subrayó que las condiciones de cada país miembro del Grupo de los Siete son diferentes, por lo que cada uno debería hacer el máximo para mejorar la situación de su propia economía.

En la reunión de mañana se presentará un informe del Foro de Estabilidad Financiera, un organismo consultor con sede en Suiza, que, según la agencia local Kyodo, podría incluir propuestas para hacer frente a los efectos de la crisis crediticia.

Además de las turbulencias financieras mundiales, el G7 dedicará parte de sus debates al cambio climático, el aspecto en que más va a incidir Japón durante este año de presidencia del grupo de los países más industrializados del mundo.

En concreto, los ministros de Finanzas estudiarán la posibilidad de crear un fondo multilateral para ayudar a los países pobres a contribuir a reducir el cambio climático, según fuentes oficiales japonesas.

Esa propuesta ha sido realizada, por separado, por el Reino Unido, EEUU y Japón, que unilateralmente se ha comprometido a ofrecer más de 9.000 millones de dólares en cinco años para ayudar a los países en desarrollo a combatir el cambio climático.

En un artículo conjunto, publicado hoy en el diario Financial Times, los responsables de Finanzas de esos tres países, el estadounidense Henry Paulson, el británico Alistair Darling y el japonés Nukaga, pidieron al resto de países que se unan a esa iniciativa de crear un fondo millonario contra el cambio climático.

La reunión de los ministros del G7 comenzará mañana en Tokio a las 14.45 hora local (5.45 GMT) y será seguida de una rueda de prensa conjunta dirigida por el presidente Nukaga, aproximadamente unas dos horas más tarde.