Público
Público

Gala afirma que "un escritor de raza necesita escribir, ver e hilar su pensamiento"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

"Un escritor de raza necesita escribir, ver e hilar su pensamiento", ha señalado Antonio Gala al presentar su libro "Los papeles de agua", cuya protagonista, Deyanira Alarcón, una novelista de éxito, huye a Venecia pero continúa escribiendo para pensar mejor.

Antonio Gala ha presentado hoy en Zaragoza "Los papeles de agua", un libro que, según ha dicho en rueda de prensa, necesita la colaboración "muy especial" de los lectores porque "intencionadamente" no es ni una novela, porque se han roto los límites tradicionales de la misma, ni una autobiografía, ni un diario, pero tiene un poco de todo.

Es un puzzle que debe ordenar el lector, porque no es algo que se cuente sino algo que se está dando a entender porque el que escribe lo sabe, y necesita la "complicidad" y el recuerdo del lector, ha agregado.

El libro -ha explicado Gala- lo escribe una mujer (Deyanira Alarcón), novelista, de éxito, que tiene un "crack", desaparece y se va a Venecia, pero como es escritora no puede de ninguna manera dejar de escribir. Lo que sí puede es dejar de publicar, que es la decisión que toma.

Pero "sigue escribiendo para pensar mejor como cualquier escritor de verdad, de raza", que necesita escribir, ver su pensamiento, hilar su pensamiento, hacerse cómplice con un papel, por muy malo que sea como es éste, ha subrayado.

Deyanira Alarcón tiene el propósito "absolutamente cierto y convencido y sincero" de tirar los papeles a cualquier canal de Venecia, ya que una vez escritos quiere que desaparezcan, de ahí el título de la obra.

Sería para Gala como escribir en el agua donde la protagonista y autora piensa tirarlos para que se deshagan, aunque se incumple contra su voluntad porque finalmente se publica el libro.

Además, con esta obra Gala ha querido hacer un homenaje doble, al pueblo de Alhaurín el Grande, en Málaga, donde pasa seis meses cada año desde hace veinte, al ser el lugar de nacimiento de la protagonista, y a la Guardia Civil, ya que Deyanira Alarcón es hija de un sargento del Cuerpo, a la que ahora "todos le tenemos un gran respeto y un gran agradecimiento".

El propósito del libro no es otro, según Gala, que el de crear un personaje, una vez más un femenino, en relación con una ciudad como la Desideria de "Pasión turca", con Estambul, o la Palmira de "Más allá del jardín", con Sevilla.

"Los únicos personajes con gusto y con amor que he creado han sido siempre personajes femeninos", tanto en la novela como en el teatro, porque "hasta el día de hoy las mujeres me parecen la mitad más admirable de la raza humana", ha dicho.