Público
Público

La gala de los Emmy registra su peor audiencia en EE.UU. desde 1990

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ceremonia de entrega de la 60 edición de los premios Emmy, los "Óscar" de la televisión estadounidense, registró sus peores niveles de audiencia desde 1990, según los datos definitivos divulgados hoy.

La gala de tres horas de duración emitida por el canal ABC el domingo por la noche, plagada de estrellas de la pequeña pantalla, fue incapaz de captar el interés mayoritario de los espectadores, que se decantaron por un partido de liga de fútbol americano.

Ni la alfombra roja, ni la apuesta por presentadores de concursos "realities" para atraer al público más joven fue suficiente para mejorar los resultados de años anteriores.

Un fracaso en el que pudo pesar que la serie favorita, y a la postre ganadora, como mejor drama, "Mad Men", fuese una desconocida para la mayor parte de los espectadores a pesar de llegar avalada por la crítica.

La ceremonia de los Emmy fue el segundo programa más visto del día y sentó a 12,33 millones de personas frente a los televisores, 10 millones menos que el encuentro entre los Dallas Cowboys y los Green Bay Packers.

Las cifras evidenciaron una falta de conexión entre estos premios y el público, especialmente cuando se observa cómo la audiencia ha ido cayendo año tras año desde que en 1990 se registrase el menor seguimiento de su historia, 12,29 millones de espectadores.

En 2005 la audiencia superaba los 18 millones de personas, mientras que en 2000 los números se elevaban por encima de los 21 millones, un gran resultado pero aún lejos de los 35 millones de personas que veían en directo en 1986 el triunfo de "Cagney & Lacey" y "The Golden Girls" como mejor drama y comedia, respectivamente.

El pobre resultado de espectadores, parecido al de la edición 2007 -12,95 millones-, ha situado en mal lugar a la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión (ATAS) en EE.UU., que concede los premios, de cara a la renegociación del contrato con las grandes cadenas televisión para futuras retransmisiones.

Actualmente está en vigor el acuerdo firmado en 2002 por ABC, CBS, NBC y FOX con ATAS por el que estos canales, previo pago de 7,5 millones de dólares anuales, se aseguraron emitir cada uno dos ceremonias durante los ocho años siguientes.

Un vínculo contractual que se extiende hasta 2010 y que podría cambiar de manos y pasar a la televisión de pago, en vista del interés demostrado por el canal HBO en 2002, cuando presentó una millonaria oferta por cinco años que finalmente fue rechazada por ATAS.

La caída de espectadores, sin embargo, no es un problema exclusivo de los Emmy.

La Academia de Hollywood ve con resignación cómo edición tras edición los índices de audiencia de los Óscar disminuyen.