Público
Público

Gallardón lanza un bombardeo contra Aguirre

La presidenta madrileña exige sancionar al número dos del alcalde por sus críticas feroces. Cospedal reprende en público a Cobo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La dirección nacional del PP se había preparado para combatir el que temían que iba a ser el peor frente de la semana: la batalla interna por el control de Caja Madrid. O, en todo caso, para intentar apagar los nuevos incendios que el caso Gürtel ocasionara en la Comunidad de Madrid o en Valencia. Pero no para desayunarse con una entrevista en la que el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, ponía patas arriba al PP madrileño, liderado por Esperanza Aguirre. Las relaciones entre Comunidad y Ayuntamiento nunca han sido cordiales, pero ayer saltaron por los aires.

'Lo que está haciendo la gente de Aguirre con Rato es de vómito', era el titular de portada de El País, que disparó todas las alarmas en la sede nacional del PP. Y las revelaciones de la mano derecha del alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, no sólo se circunscribían a la batalla por Caja Madrid. En lo que muchos en su partido definieron como 'un ajuste de cuentas', Cobo repasaba algunos episodios de su relación con la Comunidad. El más reciente, el del espionaje, sobre el que abiertamente acusa al equipo de Aguirre: 'Montaron una gestapillo para espiarme y hacerme depender de ellos'.

El enfado de la presidenta madrileña fue monumental, sobre todo porque interpretó la entrevista como una forma de distanciarla de Rodrigo Rato, del que se considera amiga. 'Es absolutamente idiota querer enfrentarme a Rato', dijo. Fuentes próximas a Aguirre añadieron que, pese a los rumores de las últimas horas, 'la presidenta mantiene intacto su apoyo a Ignacio González para presidir Caja Madrid'.

Aguirre entendía que, una vez más, el alcalde Ruiz-Gallardón había enviado a su mano derecha para hacerle daño. Así, la primera medida que tomó Aguirre fue anunciar la convocatoria urgente del Comité Regional de Derechos y Garantías para estudiar posibles medidas contra Cobo.

'Lo que está haciendo la gente de Aguirre con Rato es de vómito'

Dicho órgano, presidido por la diputada regional Cristina Cifuentes, se reunió a última hora de la mañana. Pero dado que Cobo forma parte del equipo de Mariano Rajoyestá desde junio de 2008 en el Comité Ejecutivo Nacional, la única medida que se pudo tomar fue la de remitir al Comité Nacional de Derechos y Garantías sus declaraciones. Será este órganoel mismo que debe interrogar al ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa el que decida si el vicealcalde ha vulnerado las normas internas del partido. Hay en el PP quien, estatutos en mano, cree que Cobo ha cometido una 'infracción grave' que podría acarrear su expulsión. Otras fuentes, por contra, consideran que el vicealcalde no recibirá ningún tipo de sanción, lo máximo una advertencia.

Colaboradores de Aguirre admiten que esta presionará para lograr que sancionen a Cobo. Y utilizará el precedente de Costa, ya que en la cúpula del partido lo reprendieron con dureza por hacer declaraciones a los medios.

Lo que sí ha recibido ya Cobo es un tirón de orejas en público por parte de la secretaria general del partido. En la rueda de prensa posterior al Comité de Dirección, María Dolores de Cospedal aseguró que 'las declaraciones y los asuntos relativos al PP se deben tratar en el seno de los órganos del partido y no mediante declaraciones públicas'.

Cospedal llegó a destacar al fallecido Sabino Fernández Campo como ejemplo de actuación en la vida pública, precisamente por 'la lealtad, la prudencia, la disciplina y la discreción'. A nadie se le escapó que era un toque de atención a Manuel Cobo. Pero también a Esperanza Aguirre.

En el PP casi nadie duda de que el alcalde debe responder de la actitud de Cobo

Casi al mismo tiempo, el vicealcalde respondía a su secretaria general denunciando una doble vara de medir. Cobo recordó que, cuando el 22 de mayo de 2008, en plena etapa precongresual, Aguirre señaló que 'algo se está haciendo no mal, sino muy mal en la dirección nacional del PP', nadie la llevó ante ningún Comité de Derechos y Garantías. Y añadió que eso era exactamente lo mismo que estaba diciendo él ahora.

Por si alguien albergaba alguna duda sobre el respaldo de Gallardón a su subordinado, el alcalde madrileño lo hizo explícito: 'He respaldado siempre lo que Manuel Cobo ha hecho y esta vez no va a ser una excepción', insistió Gallardón, al tiempo que destacaba la lealtad de su mano derecha hacia el partido

En el PP casi nadie duda de que el alcalde debe responder, en última instancia, de la actitud de Cobo. 'Si han querido dinamitar las relaciones entre el PP nacional y el madrileño, lo han hecho muy mal', aseguraba un alto dirigente.

Mientras, Mariano Rajoy, que ve cómo un nuevo frente amenaza la estabilidad de su partido y su capacidad de liderazgo al frente del mismo, prefirió callar. O, según interpretaron algunos en el partido, lanzar uno de sus mensajes crípticos. 'Da gusto hablar bien de quien se merece que hablen bien', confesó durante la presentación de una conferencia en Madrid del líder del PP vasco, Antonio Basagoiti, informa Iñigo Aduriz.