Público
Público

Una gamba es el la especie viva más vieja del planeta, según investigadores escoceses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ser vivo más viejo del planeta, con más de 200 millones de años de existencia, es una pequeña gamba que vive en una reserva natural de Caerlaverock, en el sur de Escocia, según un estudio de la Universidad de Glasgow.

Científicos de este centro académico han encontrado dos colonias de esta gamba, cuyo nombre científico es "Triops cancriformis", que según las evidencias fósiles se ha mantenido invariable en su forma desde la época en la que los dinosaurios dominaban la Tierra.

Lo extraordinario de esta gamba, que no supera los 10 centímetros de longitud, es que ha sobrevivido tres grandes extinciones de especies desde la era Jurásica y que tiene un ciclo vital especial.

Vive en piscinas temporales de agua dulce en las que depositan sus huevos y mueren cuando la reserva de agua se evapora. Los huevos permanecen aletargados hasta que los depósitos vuelven a llenarse, repitiendo el ciclo de manera constante en condiciones normales.

En un comunicado, los investigadores explicaron que encontraron esta extraña especie después de recoger unas muestras de barro, que se secaron y fueron rehidratadas en tanques de cristal en un laboratorio para su posterior observación científica.

Dos semanas después, Elaine Benzies, una estudiante de la Universidad se dio cuenta de que había una gamba nadando en el agua.

"No me esperaba encontrarla, porque lo único que estaba haciendo era comprobar la temperatura del agua y la luz. Fue fantástico ver a todos los miembros del laboratorio mirando con curiosidad en el acuario a este superviviente del pasado", declaró la estudiante.

Hasta ahora y a raíz de una investigación del Fondo de Vida Salvaje y Marismas (WWT) del Reino Unido realizada en el año 2004, se pensaba que esta especie sólo existía en un estanque de Hampshire (a 570 kilómetros de distancia, en el sur de Inglaterra).

El autor de esa investigación, el profesor Larry Griffin, declaró que "ahora que sabemos que esta curiosa criatura sobrevive en otros lugares" el objetivo científico debe ser otras colonias para garantizar la supervivencia de esta especie tan especial.

"El 'Triops' madura rápidamente y produce cientos de huevos en sólo un par de semanas. El estanque en el que viven se puede secar, pero los huevos pueden sobrevivir en el barro durante muchos años. Todos los ejemplares tiene aparatos reproductores masculinos y femeninos, así que sólo es necesario que sobreviva un huevo para que se regenere toda una población", explicó Griffin.

Tras el descubrimiento, la Universidad de Glasgow, el WWT y el Patrimonio Natural Escocés han lanzado un nuevo proyecto para buscar nuevas colonias de este antiguo habitante del planeta.

El profesor Colin Adams, de la Universidad de Glasgow, destacó que a partir de ahora "ampliaremos el área de búsqueda de este animal de agua dulce tan extraño y carismático".