Publicado: 15.01.2014 09:58 |Actualizado: 15.01.2014 09:58

Gamonal no cree al alcalde y continuará con la protesta

Los vecinos seguirán concentrándose como hasta ahora en la calle Vitoria, actualmente vigilada por un gran número de agentes antidisturbios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Como si se tratara de un mal chiste, fue el Diario de Burgos quien dio la buena noticia a los vecinos del barrio de Gamonal, en Burgos, concentrados en una asamblea. Un tuit en concreto, y de un móvil en concreto, el de la foto que acompaña este texto.

Mientras uno de los vecinos del distrito hablaba a los reunidos de la caja de resistencia con la que buscan reunir el dinero suficiente para imprimir papeletas con información y ayudar a pagar la fianza a los detenidos, a su lado se formaba un revuelo.

- ¡La obra se ha paralizado! - dijo un hombre.

- ¿Cómo? - preguntó otro.

- ¡La obra, paralizada!

- ¿Dónde lo has visto?

- Un tuit, un tuit del Diario de Burgos. ¡Anunciadlo por megáfono!

- Todavía no, hasta que lo tengamos de otra fuente nada.

No pasaron ni dos minutos cuando la misma persona que había visto el tuit recibía dos mensajes en su teléfono móvil anunciándole lo mismo. La obra del bulevar había sido paralizada por orden del alcalde, que hablaba en ese momento. Tenía sus tres fuentes. Avisó a una de las personas que se encargaba de coordinar la asamblea, este cogió el micrófono y dijo lo que todos aguardaban desde hace meses:

- Tenemos una noticia importante: las obras del bulevar se han paralizado.

Y resonó un grito entre los edificios de la calle Vitoria. Miles de personas entonaron: "¡Gamonal! ¡Gamonal! ¡Gamonal!". La vecindad celebraba una victoria, pero no iban a pararse aquí.

¿Significa eso que la barriada vaya a cesar en su revuelta? En absoluto. Es más, nada más anunciarse la paralización, la asamblea, formada por miles de personas, decidió acudir a la Comisaría de Policía para exigir la liberación de los detenidos sin cargos.

"El alcalde dice esto para ponernos un caramelo en la boca" Como se había hecho evidente a lo largo de estos días, el bulevar era únicamente una mecha, un problema coyuntural. El estructural va mucho más allá: crisis, recortes, desempleo. Pero a eso se añade además el hecho de que los vecinos no creen en su alcalde, no confían en él. ¿Por qué si no les ha hecho caso hasta ahora esto significa que cede?

"Lacalle dice esto para ponernos un caramelo en la boca y que dejemos de movilizarnos, pero no le creemos, sabemos que su intención es continuar con las obras en un momento dado", afirma uno de los vecinos que carga con la pancarta de la manifestación.

"Esto ya no es cosa solo del bulevar, va más allá"

 Otro, cuyas palabras son reafirmadas por una vecina, anuncia que el barrio continuará con las protestas como hasta hoy. Se levantarán temprano y a las 6.30 horas ya estarán en la calle Vitoria. "Esto ya no es cosa solo del bulevar, va más allá, viene de un malestar que se ha ido alimentando a lo largo de los años", señala.

En la zona de las obras de la calle Vitoria, a estas horas vigilada a lo largo por un sinfín de agentes antidisturbios, ya hay carteles llamando a la concentración mañana en el sitio de siempre.

Esta noche, debido a la gran cantidad de Policía presente en la calle Vitoria y en todas sus perpendiculares, armados con escopetas de pelotas de goma, el vecindario ha decidido volver a casa y regresar mañana a las 6.00 horas.

Uno de los vecinos que ha estado negociando con el mando policial en la zona ha dicho que "es mejor marchar de forma pacífica" asumiendo que hoy han ganado una batalla. Ha hecho un llamamiento para no responder a las provocaciones de la Policía, que prácticamente han militarizado el barrio.

Otro de los que han negociado durante la noche con la Policía ha afirmado que volverán hasta que se tape el asfalto levantado por las obras. La lucha del barrio de Gomenal, aseguran, no ha terminado.