Publicado: 17.01.2014 20:12 |Actualizado: 17.01.2014 20:12

"Gamonal ha vencido"

Miles de vecinos del barrio burgalés vuelven a tomar las calles para celebrar la paralización definitiva de las obras. "Hemos demostrado que el pueblo manda"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El clima en el barrio burgalés de Gamonal ha pasado de la crispación a la euforia poco después de las 7 de la tarde, cuando el alcalde ha renunciado por fin a acometer las obras contra las que llevan ocho días protestando.

"Gamonal ha vencido", asegura a Público uno de los miles de vecinos concentrados en calle Vitoria, epicentro de las protestas.

Cerca de las ocho de la tarde de este miércoles, los manifestantes han vuelto a concentrarse ante la comisaría de Policía Nacional cercana a su barrio. "Fuera de Burgos, antidisturbios" o "detenidos absolución son algunas de las consignas más populares, coreadas entre miles de carteles que simplemente dicen "NO".

El clima es festivo, la rabia es menos evidente y, a pesar de que algunos siguen sin fiarse de las palabras del criticado alcalde del PP, Javier Lacalle, no dudan en mostrar su satisfacción por esta victoria. "Es un triunfo para Gamonal, pero también para el resto de España, para quienes nos han apoyado", asegura otro vecino. El siguiente paso, aseguran, es lograr la absolución de los 46 detenidos durante las protestas, además de expulsar a los cerca de 200 antisturbios de la ciudad.

Si bien el alcalde había dejado clara la voluntad del Consistorio de continuar con la polémica obra, apenas unas horas más tarde ha vuelto a contradecirse. Antes de la paralización temporal, el regidor ya había asegurado que no pararía la obra, criticada por miles de vecinos.

"Modorro", "sinvergüenza" o "cabrón" son algunos de los apelativos que los vecinos concentrados en el bar frente a la comisaría dedican a su alcalde. Son los únicos ruidos que interrumpen la retransmisión de su último anuncio a través de la televisión, que observan muy atentos antes de que regrese el bullicio.

En el exterior, ajenos a la llovizna, los burgaleses siguen celebrando la victoria contra el Consistorio, que no ha anunciado si deberá indemnizar o no a las adjudicatarias de la obra, presupuestada en ocho millones de euros, o el destino que finalmente dará a esta partida.




Una veintena de antidisturbios han cargado sobre las 20.30 horas contra los participantes en la protesta, hiriendo en la cabeza a uno de ellos y golpeando a otros. Mientras los manifestantes aseguran haber lanzado una botella y una lata, los polícias afirman haber sido atacados con dos "botellas encendidas" o "cócteles molotov". El enfrentamiento ha provocado la dispersión de los manifestantes, que siguen gritando desde la distancia mientras resuenan algunos petardazos.