Público
Público

Los ganadores del concurso de cuentos Gabriel Miró coinciden en que el premio es un estímulo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los ganadores de la quincuagésima tercera edición del concurso de cuentos Gabriel Miró, Fernando Villamía y Cristóbal Martínez, han coincidido en que estos premios, concedidos por Caja Mediterráneo (CAM), son un estímulo para seguir desarrollando su faceta literaria.

Villamía y Martínez han recibido hoy el primer y segundo galardón, respectivamente, de este certamen de manos del presidente de CAM, Vicente Sala, tras el fallo del jurado dado a conocer el pasado 21 de octubre.

Las obras ganadoras se seleccionaron entre las 1.727 que se presentaron al concurso, procedentes de 32 países distintos.

Según la CAM, en concreto 393 obras fueron remitidas desde el extranjero.

Villamía, que se ha hecho con los 6.000 euros del primer premio con su cuento titulado "¿Puedo ir a lavarme las manos?", ha destacado el excelente trabajo del jurado y ha agradecido la concesión del premio, que ha supuesto "un estímulo para la literatura", puesto que a veces "la tentación del desaliento se impone".

Nacido en Vitoria hace 51 años, ha asegurado que, aunque ha ganado otros premios literarios, este le ha hecho "especial ilusión" y ha recordado que su obra es "un experimento del lenguaje a través de un personaje", dado que entremezcla el castellano y el español de América en su narración.

Es profesor de Lengua Española en la Escuela Europea de Alicante, donde reside desde hace cuatro años, y ha vivido ligado a literatura como colaborador de la "Revista de Literatura", del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y miembro del equipo de Teoría de Lenguaje Literario de esta institución.

Además, ha ganado otros premios literarios como el "Ciudad de Villajoyosa", con "El idioma de Dios"; el accésit del certamen "Antonio Segado del Olmo", convocado por la Universidad Popular de Mazarrón con el relato "Dormir con la luz encendida"; y el XXVII de novela "Felipe Trigo", por "Judit y Holofermes", texto que ha sido publicado recientemente.

Por su parte, Cristóbal Martínez ha recibido el segundo premio, dotado con 3.000 euros, como "un reconocimiento que hace pensar en positivo" y un indicador de que va "por el buen camino" en lo referente a su carrera literaria.

Ha explicado que, mediante su relato, titulado "La ternura matemática", ha querido contar "una historia actual" que versa sobre la enfermedad de Alzheimer, y expresar "cómo se transmite la ternura entre dos personas que sólo se tienen a ellas".

El ganador del segundo premio ha señalado que esta ternura es matemática porque "es perfecta y muy bien pensada".

Martínez también se ha alzado con otros galardones a lo largo de su trayectoria, entre los que destacan el premio internacional Artesanías Literarias (Argentina), con la obra "La anciana", el primer premio del certamen nacional de relato breve Ciudad de Águilas, con "Regreso al paraíso", y el concurso Interdisciplinario de Arte (Argentina), con "La verdad sellada".

Por su parte, Rosá Monzó será la secretaria del jurado en la próxima edición del concurso convocado por CAM, después de que Manuel Sánchez, que ha ejercido el cargo durante 28 años, lo abandonase.

Monzó ha indicado que el cuento es "un género que goza de buena salud" y "apreciado por la crítica", al tiempo que ha subrayado que muchos narradores tienen su fuente y su origen en la escritura de relatos.

El premio "Gabriel Miró" es concedido por CAM desde 1955, aunque el género del cuento se introdujo en 1960, después de premiar obras que se enmarcaban en la descripción de paisaje, el ensayo y la novela corta.