Publicado: 02.05.2014 00:01 |Actualizado: 02.05.2014 00:01

"¡Gané a Ricardo Darín y a Cámara!"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La película de habla hispana más taquillera en EE.UU. era hasta hace muy poco El laberinto del fauno, de Guillermo del Toro, pero un paisano del cineasta, el comediante, como él mismo se define, Eugenio Derbez, se le ha plantado delante con su ópera prima, No se aceptan devoluciones. Escrita, dirigida, producida y protagonizada por él mismo, la película es, además, la cuarta producción extranjera en la taquilla americana en toda la historia. Con un promedio de recaudación por sala de 26.000 dólares, se ha puesto al lado de películas como Avatar o Los vengadores. Un auténtico fenómeno que le ha costado doce años de trabajo a Eugenio Derbez y que llega ahora a España.

La clave de este inesperado éxito podría estar en la mezcla de comedia y, en palabras de su creador, "corazón". En realidad, Derbez ha sacado petróleo de la presencia -siempre eficaz con el público americano- de una niña (Loreto Peralta) lista y muy divertida, pero finalmente inocente, que le da perfectamente la réplica en la pantalla. Con un punto sensiblero, No se aceptan devoluciones debe también su magnífica acogida al trabajo de interpretación del propio Derbez, una labor que ya le ha valido el primer Premio Platino (del cine iberoamericano) al Mejor Actor, que arrebató, entre otros, al mismísimo Ricardo Darín. "¡Gané el premio a Ricardo Darín y a Cámara! ¡Les admiro tanto! Honestamente, creo que no me lo merecía".

Valentín, un 'viva la virgen' que trampea en Acapulco y liga un día sí y otro también se encuentra de pronto con un bebé en las manos. Una mujer con la que tuvo una relación fugaz ha dejado a la niña en sus brazos y se ha ido. Ello hace que el tipo cambien por completo su vida para dedicarla a su hija. Las cosas no son nada fáciles, pero el amor que ha nacido entre ellos es la mejor recompensa.

"Quería hacer algo que tuviera lo mismo que 'La vida es bella', de Benigni"¿De dónde salió está historia?

Cuando vi La vida es bella, de Roberto Benigni, pensé que quería hacer algo que tuviera lo mismo que esa película. Yo soy comediante y quería hacer una comedia, pero quería que tuviera ese corazón. La película, además, está ligeramente basada en mi vida.

¿Se encontró usted de pronto con un bebé en sus manos?

No, pero yo fui como Valentín con mis hijos. La vida también me sorprendió con la paternidad, yo era muy joven y no quería ser padre, así que era como un amigo de mis hijos más que una figura de autoridad para ellos. Les contaba historia, inventaba cosas para ellos... si me decían que querían faltar a la escuela yo les ayudaba. Era un padre muy irresponsable. Eduqué con cierta desfachatez y esa libertad a mis hijos.

"Por ser mi primera película como protagonista no quería dirigirla, había escrito el guion y sí quería actuar"¿Escribir, dirigir, producir y protagonizar no son muchas cosas para una ópera prima?

Por ser mi primera película como protagonista no quería dirigirla, había escrito el guion y sí quería actuar, pero el proyecto se fue retrasando y los directores se iban cayendo. Mi socia me convenció de que la dirigiera. Me dio mucho miedo, pero también me entusiasmó. La verdad es que el primer día entré en el set con auténtico pánico, creía que estaba haciendo mal. Ahora no me arrepiento.

La malvada de su película es la madre, primero abandona a su hija y luego regresa para quitársela a este hombre que la ha criado. Además, reaparece casada con una mujer. ¿No le han llovido críticas por misógino o por homofóbico?

No. Creo que se nota que no es mi intención, que solo quería jugar con la posibilidad de una pareja gay. Ahora las familias son así, el mundo ha cambiado mucho. A los niños a los que les ven raros hoy son los que tienen papá y mamá que están casados. Yo solo quería poner esa diversidad en la película. Sí coincide con que la villana es la madre, pero no tiene nada que ver con su lado gay.

Usted es muy famoso en México gracias a la televisión, pero en España no le conoce nadie, ¿qué espera del estreno de la película aquí?

Espero que le den una oportunidad. No es común ver películas mexicanas en España, pero si ahí películas como La vida es bella funcionan, espero que ésta tenga su oportunidad. Lo bonito de la película es la historia, el mensaje.

¿Cómo superar los miedos, la paternidad, la identidad...?

Sobre todo cómo enfrentar miedos e inseguridades. Y también que cuando las cosas te llegan repentinamente, pueden acabar siendo grandes lecciones para que seas mejor persona.

"En México no me dejaban hacer cine porque era más valioso en la televisión, pero ahora EE.UU. me ha abierto las puertas"¿EE.UU. le ha abierto las puertas del cine después del éxito de la película?

Sí. En México no me dejaban hacer cine porque era más valioso en la televisión, pero ahora EE.UU. me ha abierto las puertas. Ahora voy a hacer una segunda película allí, en inglés. Estoy buscando guion.

¿Qué historias son las que quiere contar?

Quiero hacer películas que digan algo, el cine puede mover muchísimas cosas. Hoy mismo Alfonso Cuarón ha escrito una carta abierta al Presidente de la República de México refiriéndose a algunos puntos importantes para el país. Esto no hubiera sido posible sin el éxito que ha tenido con Gravity. El cine es poderoso también para crear líderes de opinión.

Pero usted ¿sobre qué querría llamar la atención?

Yo querría ser la voz que los animales no tienen. Ustedes han dado ya un primer paso en la prohibición de las corridas de toros, nosotros estamos tratando de hacer lo mismo acá.