Público
Público

Gao Xingjian considera un "desafío" dejar su testimonio sobre la existencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El pintor y Premio Nobel de Literatura del año 2000, Gao Xingjian, ha dicho hoy que los artistas no pueden cambiar el mundo, pero sí "expresar su visión y dejar su testimonio sobre la existencia humana", lo que en su opinión, es todo "un desafío".

Xingjian (Ganzhou, China, 1940) ha presentado en el Museo Würth de La Rioja la muestra "Después del diluvio", su retrospectiva pictórica más completa hasta la fecha, que reúne 80 obras en tinta china, sobre lienzo o papel de arroz.

El director general de Würth España, Juan Ramírez, ha anunciado la adquisición de "La huida" (2006), la pieza central de la exposición, que incluye obras desde 1980 hasta este pasado verano.

El escritor es autor de cuatro novelas y cuenta con una prolífica obra teatral, ensayos, tratados de arte, difusiones radiofónicas y dos películas.

La última de las cintas, de idéntico título que la exposición, se proyectará mañana tras el acto oficial de inauguración y podrá verse durante toda la muestra.

El escritor se trasladó a París en 1987, donde dos años después acabó su novela "La montaña del alma" e, influenciado por los sucesos de la plaza de Tiannanmen, escribió "La huida", un montaje teatral que provocó la prohibición de todas sus obras en China y que se representará en enero de 2009 en el Museo Würth.

Justifica su exilio político en disponer de "la libertad necesaria para expresarse", más que en denunciar la situación de su país, donde a pesar de los cambios económicos y sociales, "aún existe la censura y está muy lejos de contar con libertad de expresión".

El título de la exposición "Después del diluvio" evoca su "angustia personal" y también hacia los problemas mundiales que amenazan la vida humana, como el calentamiento del planeta, que estos días se ha podido comprobar en las calles inundadas de Venecia.

Ha reconocido que "no se puede hacer nada" para solucionar esta situación, pero sí "dejar una manifestación artística" con su visión de ello.

Desde "El libro de un hombre solo" (1999) no ha vuelto a escribir una novela, ya que según dice, "hay tantas cosas por hacer", y en la actualidad prepara un ensayo sobre el teatro, porque como dramaturgo le provoca escribir sobre la interpretación.

Admirador de la cultura española, leyó "El Quijote" con doce años e incluso hizo algunos dibujos del caballero, su amada y su escudero.

Por ello, ha dicho que no podía ni imaginar que "un día" se tradujese su obra al español, incluso los ensayos, y mucho menos que pudiese exponer una muestra como ésta.

Ha explicado que trabaja en pintura o en literatura según periodos de su vida y no puede mezclar varias disciplinas artísticas, además, no concibe la escritura como una profesión, pinta por placer y ha cumplido su sueño de hacer cine.

En Francia le propusieron rodar películas comerciales, un proyecto que rechazó, hasta que hace dos años logró filmar su primera cinta.

Una veintena de sus obras se han expuesto este año en la Fundación Círculo de Lectores de Barcelona, y en el año 2002, también colgó sus lienzos en el Reina Sofía de Madrid, "justo encima de cuadros de Picasso", ha dicho Xingjian, quien "jamás" hubiera esperado exponer tan cerca de uno de sus pintores favoritos.

Para Xingjian, supuso todo un descubrimiento contemplar de cerca el "Guernica", ya que, "de cerca, los colores desaparecen", nada que ver con las reproducciones que había visto hasta entonces.