Público
Público

García May publica un estudio con todas las claves de "El Símbolo Perdido"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor y periodista Pedro Pablo García May acaba de publicar "Las claves de El Símbolo Perdido", un estudio que explica y complementa los temas de fondo de la última novela del autor estadounidense Dan Brown.

"Todos los símbolos y todos los misterios tienen explicación y pueden comprenderse, siempre que uno sea capaz de observarlos desde el ángulo adecuado", asegura a Efe García May, experto en mitología y simbolismo y autor de más de una docena de ensayos.

El periodista fue una de las primeras personas que tuvo la oportunidad de leer en España el libro original de Brown para analizarlo, aunque afirma que no es necesario haber leído el texto del autor estadounidense para disfrutar de "Las claves de El Símbolo Perdido", publicado por Planeta.

La novela de Dan Brown, que salió a la venta en español el pasado día 29 con un tirada récord de un millón y medio de ejemplares, recupera el personaje del profesor universitario Robert Langdon, quien acude a Washington para ofrecer una conferencia y se ve involucrado en una trama que desvela la gran influencia de la masonería en la fundación de Estados Unidos y en su administración actual.

"En España, muchas personas suelen tomarse a broma esta hermandad por aquello de la permanente acusación a las confabulaciones judeomasónicas", aclara García May, "pero sin su influencia es imposible comprender nuestro mundo contemporáneo: baste con recordar el importante número de masones que estuvieron detrás de la puesta en marcha del proyecto original de la Unión Europea".

"Las claves de El Símbolo Perdido" describe los orígenes y los símbolos de la masonería y la francmasonería, que, según el autor, "suelen confundirse, aunque no son exactamente lo mismo", además de otras corrientes mistéricas como el hermetismo y la Cábala, de las que esta organización recibió numerosas influencias.

Tras analizar concienzudamente el simbolismo masónico en Estados Unidos, incluye también una referencia a las pistas masónicas que pueden encontrarse todavía hoy en la arquitectura y la escultura de Madrid y Barcelona.

"Vivimos rodeados de símbolos, que preferimos ignorar porque no sabemos interpretarlos o porque nos da miedo hacerlo y reconocer el poder que tienen sobre nosotros en nuestra vida diaria", apunta el periodista, que trabaja en la Agencia Efe.

García May considera, sin embargo, que "pese a nuestro desarrollo tecnológico, el ser humano sigue siendo igual de supersticioso y fácil de manipular que en tiempos de los sumerios".

"Uno de los personajes de la novela de Brown lo dice bastante claro: para solucionar cualquier misterio basta con cambiar de perspectiva, y yo añadiría que también deberíamos elevar nuestro nivel de vigilia respecto a lo que nos ocurre en la vida diaria, porque todo lo que sucede tiene siempre un sentido, aunque seamos incapaces de reconocerlo a primera vista", concluye.