Público
Público

García Moliner afirma que el progreso científico no garantiza el avance social y humano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El científico Federico García Moliner, premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica de 1992, ha asegurado que el progreso científico y técnico "no garantiza el avance social y humano", ya que, en su opinión, y aunque "puede cambiar nuestras vidas, también entraña riesgos".

Así lo ha aseverado hoy en Salamanca en declaraciones a los periodistas antes de pronunciar la conferencia titulada "Progreso científico: oportunidades y riesgos" en el marco de las "I Jornadas del socio de ASUS" de la Asociación de Antiguos Estudiantes, Amigas y Amigos de la Universidad de Salamanca (USAL).

Para García Moliner, el problema del progreso científico y técnico es que "está lleno de posibilidades que pueden cambiar nuestras vidas, pero a la vez entraña riesgos".

Ha añadido que "no hay progreso sin riesgo" y que no se puede "optar selectivamente sólo por las buenas consecuencias de los cambios", una afirmación a la que ha calificado de "verdad difícil de dirigir".

A su juicio, "los riesgos dependen de decisiones de alguien y en cosas importantes suele ser de alguien que tiene el poder", y de ahí que haya considerado "importante" que "la ciudadanía reflexione y esté enterada".

Según sus palabras, el problema está en que la mayoría de los ciudadanos "vive en un estado de absoluta confusión" debido, según ha proseguido, a "la escasa calidad de la información que le llega".

Por este motivo, ha señalado que la "obligación fundamental" del científico pasa por "intentar evitar que la gente sea engañada en nombre de la ciencia".

"Las opciones tecnológicas no son inocentes -ha proseguido- los que las toman lo hacen desde sus intereses y propósitos" y por ello ha estimado prioritario que "la ciudadanía evolucione".

Por último, ha tildado de "fabuloso" el ritmo con el que la tecnociencia "está cambiando al mundo", al tiempo que ha reconocido que "las normas de convivencia de la sociedad no cambian" porque, según ha concluido, son incapaces de seguir ese ritmo.