Público
Público

Garmendia dice que las CCAA tienen que reflexionar sobre qué universidades quieren

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, ha pedido a las CCAA que reflexionen sobre su sistema de universidades para que cada una decida cuáles son sus fortalezas, ya que el modelo universitario español es "demasiado homogéneo".

"Es el momento de buscar cuál es el ámbito en que quieren competir, si es un ámbito internacional, si es territorial, si es local...", asegura Garmendia en una entrevista con EFE.

Anuncia también que el Gobierno utilizará las redes sociales en Internet para comunicar las "oportunidades" del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) a los alumnos.

Admite que los momentos de cambio, como es el proceso de Bolonia, suscitan "muchas inquietudes", por lo que debe hacerse un "gran esfuerzo de comunicación".

"Todos tenemos que aprender de este momento de dificultad y cómo mejorar, cada uno en la medida en que podamos, el flujo de información", señala en relación con las protestas de alumnos de algunos campus.

Añade que la información también tiene que llegar a las familias y a los alumnos de Bachillerato para que entren en la universidad "sin ningún miedo" y pensando en que pueden moverse libremente por el EEES.

La ministra asegura que el Gobierno va a hacer el máximo esfuerzo, "pero la información diaria -matiza- la tienen que mantener los rectores dentro de las propias facultades".

Niega que se vaya a privatizar la universidad pública, pero reconoce que sólo con decirlo no se convence a los estudiantes.

"Donde nos hemos podido reunir con los representantes de estudiantes, desde luego la interlocución ha cambiado y ha mejorado muchísimo. Estoy confiada en que la interlocución directa va a ayudar a que ellos mismos expliquen y deshagan algunos de los mitos que se están manejando", indica.

Confía también en que quienes ya cursan carreras adaptadas al EEES puedan transmitir su propia experiencia. "Éste será, sin duda ninguna, el mejor dato con que podamos contar".

En cuanto al movimiento estudiantil, señala que es plural. "Lo que es importante -afirma- es que la reivindicación se haga bajo canales democráticos y que las voces estén agrupadas en torno a los representantes elegidos democráticamente por los universitarios".

En esta línea, habla de la "interlocución directa" y "bilateral" que habrá en el Consejo del Estudiante Universitario, donde los representantes de los alumnos se reunirán con el Ministerio.

Además, los estudiantes participarán siempre en las comisiones mixtas que tratan asuntos universitarios, como la financiación.

"Es muy importante, y quiero promoverlo -agrega-, tener un canal donde los representantes de los estudiantes universitarios puedan tener sus propias reuniones en Europa".

Reconoce que otros países llevan muchos años adaptando su sistema universitario a Europa y esto es un "hándicap muy importante ahora mismo para nuestro sistema".

Entre las universidades españolas, unas tienen prácticamente sus títulos adaptados a Europa y otras han empezado "tímidamente", lo que atribuye a "la actitud" y "las dificultades propias" de cada una.

Sobre las críticas de los rectores hacia la ANECA en la verificación de titulaciones, señala que se debe estar muy atento a la burocratización y trabajar para mejorar el sistema, aunque cree que se avanza a un ritmo "adecuado".

Preguntada por el papel de las CCAA en el EEES, Garmendia responde que tienen responsabilidades según sus competencias.

"Lo que cada comunidad autónoma quiere hacer -precisa- en el impulso de su sistema universitario, no solamente no nos lo comentan, sino que no tenemos nada que opinar; podemos recomendar, pero no podemos incidir en las políticas territoriales, esa ya es una relación entre las universidades y su comunidad en particular".

En cuanto al coste de la reforma, "en ningún momento se ha dicho que tenía que hacerse a coste cero", según Garmendia, quien pone como prueba las cantidades presupuestadas por el Estado desde 2005, aunque Bolonia "no sólo es una cuestión de dinero".

A partir de la experiencia de las universidades, señala, "esperamos llegar a un acuerdo de cuál puede ser el coste de adaptación de una titulación."

En relación con las becas, destaca que aumentarán hasta la media de la OCDE antes de que termine la legislatura.

"Tenemos que garantizar a nuestra sociedad -enfatiza- que no va a haber ningún estudiante que no pueda ir a la universidad por un motivo económico".

En cuanto al modelo de financiación de las universidades públicas, dice que ha de ser "sostenible en el tiempo", aunque no puede ser estandarizado para todas por sus diferencias.

Apunta hacia una regulación que permita la movilidad del profesorado entre universidades y no cree que desaparecerá ninguna titulación, ni siquiera las de menor demanda, sino que habrá más.