Público
Público

Garzón apunta al banquillo de Batasuna y detiene a 14 "dirigentes clandestinos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras las últimas operaciones policiales contra la cúpula de Batasuna en las que han sido encarcelados 19 de sus principales líderes (la pasada semana Pernando Barrena), el juez Baltasar Garzón ha apuntado esta vez al banquillo de la ilegalizada formación y ha hecho detener a 14 "dirigentes clandestinos".

El propio Garzón se trasladó a San Sebastián para coordinar este operativo policial que se ha saldado esta madrugada con la detención en Vizcaya, Guipúzcoa, Navarra y Córdoba de catorce miembros de la renovada Mesa Nacional, entre ellos el histórico dirigente Karmelo Landa.

El magistrado, que previsiblemente interrogará el miércoles a los detenidos, les imputa delitos de integración y/o colaboración con organización terrorista y asociación ilícita y les atribuye un papel clave "dinamizador" de las actividades presuntamente delictivas del Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK-PCTV).

A Karmelo Landa el juez ya le mencionaba en los autos en los que el viernes decretó la suspensión de actividades de PCTV y ANV y señalaba que había sido contratado por el PCTV junto a otros dos miembros del área internacional de Batasuna -Gorka Elejabarrieta y Josu Andoni Lecue- con fondos supuestamente destinados a ANV como un adelanto para gastos de las elecciones.

Figuraba también como beneficiario de dos transferencias realizadas en febrero y marzo de 2007 en relación con sendos viajes desde Bilbao a Bruselas en su condición de representante internacional de Batasuna.

Esta situación, según el juez, "demostraría que existe una sola gestión, con una caja única y una contabilidad así mismo única entre la organización ilegal y las dos legales, al menos con los fondos que manejan en la sede del PCTV, y sede, de hecho, de las tres formaciones para el desarrollo de la ilícita actividad".

Además de Landa, entre los detenidos destacan también otros dirigentes de Batasuna como Mikel Etxaburu y Karmele Aierbe, quienes ofrecieron ayer una rueda de prensa en Bilbao en la que convocaron para el próximo jueves una "huelga general" para protestar contra la "represión judicial, política y policial" en su contra y para "decir que sí al marco democrático y a la independencia de este país".

También han sido arrestados los tesoreros del PCTV Jesús María Agirre y Sonia Jacinto, a quienes el pasado día 6 el magistrado les imputó -junto al presidente de esta formación, Juan Carlos Ramos- un delito de colaboración con ETA y otro de asociación ilícita en un auto en el que Garzón consideró que sin su intervención no hubiera sido posible llevar a cabo la sumisión política y financiera de ese partido a ETA-Batasuna.

Agirre y Jacinto eran los encargados, según los informes policiales sobre el PCTV, de pagar los sueldos a los miembros de Batasuna que tenía en nómina este partido.

El resto de los detenidos son Aitor Aranzabal -responsable de la Mesa Nacional de Batasuna en Guipúzcoa-, Eusebio Lasa Altuna, Mikel Garayondo, Peio Gálvez y Joseba Zinkunegi (estos dos últimos imputados desde 2005 en la causa sobre PCTV); el ex concejal de Euskal Herritarrok Josetxo Ibazeta, Iñigo Balda Kalonge, José Manuel Jurado (miembro de Udalbitza) y Nuria Alzugaray.

Durante más de cuatro horas, la Policía y la delegación judicial -compuesta por Garzón, los fiscales asignados a las causas sobre ANV y PCTV, Dolores Delgado y Vicente González Mota, diez funcionarios del Juzgado y un médico forense- han practicado registros en los domicilios de los detenidos y en las sedes de ANV de Barakaldo (Vizcaya) y Pamplona; y del PCTV en San Sebastián y Oyarzun (Guipúzcoa).

En los registros se ha intervenido numerosa documentación y soportes informáticos que ahora están siendo analizados y según fuentes de la investigación también han sido encontradas máquinas trituradoras de papel y restos de documentos destruidos.