Público
Público

Garzón vuelve a España pero no habla

El magistrado afirmó ayer en Guatemala que a su regreso hablaría y "a lo mejor me dicen que tengo que callarme"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ya está en España tras su viaje por Guatemala. Los casi 9.000 kilómetros de distancia no han impedido que el magistrado haya seguido en el ojo del huracán tras afirmar que, 'cuando vuelva (a España), hablaré y a lo mejor hasta me dicen que tenga que callarme', en referencia a la investigación abierta contra él tras haber ocultado al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) unos cobros.

Lo cierto es que ni Garzón ni su abogado quisieron realizar ningún tipo de declaración al pisar tierra española ni a su salida del juzgado, en donde el magistrado ha retomado el caso Gürtel tomando declaración a José Tomás, sastre del presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, informaron fuentes jurídicas.

El sastre compareció en el Juzgado Central de Instrucción número 5 como testigo de la causa, en la que se investiga una presunta trama de corrupción que habría ofrecido dádivas y sobornos a autoriades y funcionarios de administraciones del PP de Madrid y Valencia.

Según un auto dictado por el juez el pasado día 5, el presidente de la empresa investigada Orange Market, Alvaro Pérez, El Bigotes, pagó trajes a Camps por importe de 12.783 euros, mientras que a cambio éste pudo facilitar la concesión de adjudicaciones a esta empresa.

Entre los trajes que El Bigotes encargó para el presidente de la Generalitat figuraban 'un smoking confeccionado para ir a Nueva York y un chaleco blanco para una recepción en el Vaticano', así como 'una americana sport, una deportiva Barbour, una chaqueta austriaca y una de fantasía'.

Tras recordar que Camps 'ocupa un cargo de responsabilidad en la Generalitat valenciana', Garzón añadía que Correa, 'a través de Orange Market, obtuvo la adjudicación de los stands de la Comunidad Valenciana en distintas ferias de turismo entre 2006 y 2009' por un importe superior a los cuatro millones de euros.