Público
Público

Gas Natural reducirá hasta un 61% la inversión al comprar Fenosa

La gasista imita a Endesa y dará un tijeretazo de entre 11.000 y 13.000 millones de euros para centrarse en el negocio ordinario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Gas Natural recortará entre un 52% y un 61% las inversiones del grupo que resulte cuando compre Unión Fenosa, tercera eléctrica española. El tijeretazo será de entre 11.000 y 13.000 millones de euros respecto a los 21.000 millones previstos en los actuales planes estratégicos de ambos grupos. La opa por Fenosa está valorada en unos 16.800 millones.

La gasista imita así a Endesa, cuyo primer accionista, Enel, acaba de anunciar que reducirá sus inversiones a la mitad, en unos 11.000 millones, lo mismo que pagará la italiana a Acciona por su 25%. En menor medida, Repsol e Iberdrola también pararán inversiones.

En el caso de Gas Natural, la excusa no es la crisis, sino la necesidad de centrar inversiones en el crecimiento orgánico –sin compras de empresas– y con “menor riesgo de ejecución”, según el folleto de la ampliación de capital de 3.500 millones que hará la gasista para financiar la opa de Fenosa.

En el folleto, la gasista revela que entró en la eléctrica el 29 de abril de 2008 (la opa se anunció en julio) con la compra de 100 acciones. La empresa se niega a dar una estimación de beneficio del grupo resultante y explica que el contrato de financiación que ha firmado con 18 bancos le prohíbe que su deuda supere a final de año los 30.000 millones.

Tras la opa, esta partida, según la empresa, será de 20.000 millones, siempre que logre colocar a buen precio los activos que le ha obligado a vender Competencia. La gasista lideró ayer las caídas en el Ibex (5,12%) y está en mínimos desde noviembre de 1996.

El folleto detalla los riesgos de la operación, que, como es habitual en este tipo de documentos, son muchos. Destaca la mención a “la volatilidad y el trastorno del sector financiero”, que han alcanzado “un nivel sin precedentes en la historia reciente” y la posibilidad de que algún banco se descuelgue del crédito de 18.260 millones con el que la gasista financiará la compra. Entre los prestamistas están ING, Citi, RBS, Barclays o UBS, que no pasan por su mejor momento.