Publicado: 11.04.2014 13:51 |Actualizado: 11.04.2014 13:51

Gas Natural ve la crisis de Ucrania como una oportunidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En línea con lo expresado recientemente por la patronal de gas española, los principales directivos de Gas Natural dijeron el viernes que España tiene una ocasión histórica para ser protagonista en el suministro de gas a Europa a raíz del conflicto geopolítico entre Rusia y Ucrania. "España tiene una gran oportunidad, la crisis de Ucrania ha abierto una gran oportunidad para España ... que puede ser una puerta del gas a Europa", dijo el presidente Salvador Gabarró en la rueda de prensa previa a la junta de accionistas del grupo en Barcelona.

España, el país importador de gas más diversificado de Europa, cuenta con enormes capacidades de gas no exploradas que podría transportar a Francia y a otros países, pero unas conexiones de gasoductos infrautilizadas han convertido al país en una suerte de isla energética. "(En España) Tenemos 6 plantas de regasificación y una parada, la de El Musel (en Asturias) que pueden regasificar 60 bcm ... y que ahora regasifican poco más del 25 por ciento", dijo Gabarró. "Esto ya lo han visto en Europa".

En la actualidad, un tercio de las importaciones de petróleo y gas de la Unión Europea proceden de Rusia y las tensiones diplomáticas y comerciales por la anexión de Crimea están motivando gran preocupación y generando debate sobre la seguridad del suministro de energía del Viejo Continente.

Gabarró destacó que la compañía tiene suscritos contratos de aprovisionamiento por 10 millones de metros cúbicos (bcm) de gas, de los que 4,5 bcm contratados con la estadounidense Cheniere podrá llevarlos donde desee cuando comience el suministro en 2016.

Sobre la reforma del sector de gas con la que el Gobierno quiere atajar el incipiente déficit de tarifa, unos 314 millones de euros en términos acumulados, tanto el presidente como el consejero delegado, Rafael Villaseca, rechazaron que éste fuese un problema estructural como el del sector eléctrico, en el que el desfase entre ingresos y costes ha provocado una bola de casi 30.000 millones de euros a lo largo en la última década. Villaseca arremetió de nuevo duramente contra la reforma eléctrica realizada por el Ministerio de Industria, cuyos ajustes provocaron un impacto de 455 millones de euros en el resultado bruto de Gas Natural en 2013, ejercicio que logró cerrar con beneficio y dividendo estables gracias a su internacionalización y a la división de trading de gas.

El ejecutivo dijo que todas las compañías eléctricas estaban perdiendo dinero en el negocio de generación en España como consecuencia de los ajustes de la reforma, si bien no aportó cifras. Por otra parte, no descartó echarse atrás en algunos proyectos eólicos adjudicados por regiones como Catalunya y Galicia en función del resultado final del próximo decreto de renovables que consagrará las rentabilidades de las instalaciones verdes en España. "Estamos pendientes de que aparezca la regulación definitiva ... (entonces) estaremos en condiciones de ver qué cuáles serán posibles y cuáles no serán posibles", dijo Villaseca.

Los accionistas de Gas Natural aprobaron este viernes las cuentas del grupo en 2013, año que cerró con una revalorización bursátil del 38% y una rentabilidad por dividendo del 4,8%. Además, se reeligió como miembro del consejo de administración a Antonio Brufau, presidente de Repsol, petrolera que con el otro accionista de referencia, La Caixa, forma el núcleo duro de la gasista .

Precisamente la participación del 30% en Gas Natural es permanente objeto de escrutinio por el mercado ya que su desinversión es una de las opciones que maneja la petrolera. En la rueda de prensa, Gabarró dijo no tener conocimiento de que ninguno de estos accionistas históricos fuesen a desinvertir a corto plazo, añadiendo que si Repsol decide finalmente vender, lo hará de forma que no perjudique a la gasista. "Estoy convencido de que si un día desinvierte en Gas Natural lo hará de una manera que sea conveniente para Gas Natural".

En cuanto a su negocio de infraestructuras de fibra óptica que tiene clasificado como no estratégico, Gabarró dijo que lo venderán si llega alguna propuesta "interesante", aunque el consejero delegado matizó que aún no habían recibido ofertas.