Público
Público

El Estado se gastará 3.000 millones más de lo previsto en desempleo

La secretaria de Estado de Empleo considera "factible" que el Ejecutivo tenga que ampliar el crédito para el pago de prestaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ecuación es sencilla: a más paro, más se tiene que gastar el Estado en prestaciones por desempleo y más dificil tendrá el Gobierno, por tanto, cumplir el objetivo de déficit. El repunte del paro en 2012 ha hecho añicos las previsiones del Gobierno: de seguir así, el Estado se gastará al final de año unos 2.856 millones más de lo que presupuestó para todo 2012 en prestaciones. Son casi tres décimas de desviación en el déficit público. 

Las cifras son irrebatibles y dibujan, como ha reconocido el propio Gobierno 'un otoño caliente' en cuanto al empleo: en el último año el paro se ha incrementado en 478.535 personas, un aumento del 11,3%, y la previsión es que siga aumentando en los próximos meses. Y si el paro aumenta, también aumenta el gasto en prestaciones por desempleo, que hasta agosto se había disparado: 21.107 millones en el acumulado del año, un 5,7% más que el año pasado. 

La situación adquiere tintes dramáticos dado que en los Presupuestos de 2012 el Gobierno había previsto ahorrarse un 5% en la partida de prestaciones por desempleo. Los expertos ya adviertieron en marzo, cuando se presentaron los Presupuestos, que esa previsión era muy optimista, dado el escenario de recesión económica que atraviesa el país. 

Aunque se gasta más en prestaciones, el sistema cubre al sólo 64% de los parados; hace un año era el 67,42%

Tan irreales eran los cálculos del Gobierno, que consumidos los dos primeros tercios del año el Estado ya se ha gastado en prestaciones el 73,28% de lo presupuestado para todo el año, a una media de 2.638 millones de euros al mes. Así, a 31 de diciembre el gasto total llegará a los 31.660 millones de euros, cuando el Gobierno había previsto en los Presupuestos que se gastaría 28.806 millones. 

Ante estos datos, la secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, no tuvo más remedio que admitir la realidad: consideró 'factible' que el Gobierno tenga que ampliar el crédito para el pago de prestaciones por desempleo en el mes de octubre.

De confirmarse esa tendencia —algo que casi nadie duda, incluido el propio Gobierno— en 2012 el Estado se habrá gastado más en 2012 —31.660 millones— que lo que se gastó en 2011 —29.995 millones—. El año pasado el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero sí calculó bien, o por lo menos lo hizo alza: dijo que se gastaría 30.474 millones, 479 millones menos de lo que finalmente le costó proteger a los parados.

Pero lo peor de todo no es que se disparen las prestaciones por desempleo; lo peor de todo es que en términos relativos cada vez son menos los parados que tienen derecho a cobrar la prestación: en agosto de 2012 la cobraron 2.960.260 desempleados, el 64% de todos los parados. En agosto de 2011, la cobertura del sistema alcanzaba al 67,42% de las personas sin trabajo.