Público
Público

El gasto en desempleo se recorta en 1.800 millones

Las prestaciones para los parados ascenderán a 26.900 millones, un6,3% menos, tras eltijeretazo aprobado el pasado julio.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno prevé que el gasto por las prestaciones por desempleo se sitúe el próximo año en los 26.993 millones. Son 1.807 millones menos que lo inicialmente previsto para este año, esto es, un recorte del 6,3%.

Este recorte se debe al ajuste aprobado el pasado julio, que reducía las prestaciones a los parados a partir del sexto mes (del 60% al 50% de la base de cotización). La reducción también obedece a que muchos desempleados verán cómo se agota su prestación (la prórroga de la ayuda de 400 euros dura hasta el próximo febrero). Asimismo, el Gobierno recuerda en que diciembre de este año está previsto que finalice la reposición de prestaciones por desempleo hasta un máximo de 180 días en los ERE de suspensión y reducción de jornada por causas económicas, técnicas, organizativas o productivas.

Del total presupuestado para 2013 en desempleo, 19.368,58 millones  se destinarán al pago de prestaciones contributivas, lo que permitirá dar cobertura a 1,3 millones de desempleados, mientras que 7.600 millones se dedicarán al nivel asistencial (subsidio por desempleo, subsidio REASS, renta agraria y renta activa de inserción).

Las prestaciones por desempleo se venían financiando hasta 2007  por completo con las aportaciones de los trabajadores y de los empresarios. El crecimiento del paro ha provocado que estas cotizaciones sean insuficientes, por los que tiene que haber una aportación del Estado al Inem para poder atender las prestaciones. En 2013, la contribución del Estado también se reduce, un 22,3%, hasta los 10.340,84 millones (unos 3.000 millones menos que este año).

El Gobierno ha reducido la partida dedicada al Fondo de Garantía Salarial un 31,09% menos que lo asignado en el ejercicio anterior. Este fondo garantiza el pago de indemnizaciones y salarios a los trabajadores de empresas que se han declarado insolventes o que están en concurso de acreedores.

Según el proyecto de ley de presupuestos generales del Estado 2013, que se ha presentado hoy en el Congreso, el Ejecutivo destinará 869,39 millones en total. El Gobierno cree que esta minoración es una de las medidas que preservará la viabilidad financiera del FOGASA. Entre dichas medidas están la reducción de las cantidades a abonar en concepto de salarios atrasados y de su duración, así como de las indemnzaciones que se deben pagar.

En cuanto a la formación profesional, se destinan 1.801,96 millones de euros, lo que supone un 0,4 % menos que en 2012. Del total de gasto en formación, 654,96 millones se destinarán a la formación de desempleados y 899,49 millones a la de ocupados

De estos 899,49 millones, 575 millones serán para financiar las bonificaciones en las cotizaciones de la Seguridad Social por formación de ocupados y 247,51 millones a programas públicos de empleo y formación. 

Consulta aquí el Libro amarillo del proyecto de Ley de Presupuestos del Estado de 2013.

Los recursos para fomento del empleo también sufren un recorte en el presupuesto de 2013. Las políticas activas de empleo dispondrán el próximo año de 3.771 millones, lo que lo que supone una disminución del 34,6% (esto es, 1.993 millones). La rebaja, según explica el Gobierno, se debe a la reducción de las bonificaciones a la contratación (las ayudas para las cotizaciones sociales de los nuevos empleos) que se aprobó con las medidas de ajuste del pasado julio, y a otras medidas, como la menor cuantía prevista para la ayuda de 400 euros a los parados que han agotado su prestación (este gasto se incluye entre las medidas de fomento del empleo porque la ayuda va ligada a cursos de formación y otras medidas para los parados).

El presupuesto, de momento, no contempla que la ayuda de 400 euros se prolongue más allá de febrero (en concreto, termina el 15 de febrero de 2013), después de la última prórroga aprobada el pasado agosto. De ese modo, el gasto en esta partida quedará en 165,50 millones, esto es, se reduce, inicialmente, en 359,5 millones respecto a 2012.