Público
Público

El gasto en helados de Europa o en cremas en EEUU serviría para escolarizar a todos los niños del mundo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Madrid, 19 sep (EFE).- Lo que los europeos nos gastamos en helados al año o la cantidad que destinan los estadounidenses en cosméticos serviría para escolarizar, durante el mismo periodo, a los 77 millones de niños en el mundo que todavía no lo están y que la mayoría viven en países afectados por guerras, según la ONG Save the Children.

Esta organización denunció hoy el empeoramiento de la situación mundial de la infancia en países envueltos en conflictos armados, que en casos como Irak han aumentado las tasas de mortalidad un 150 por ciento desde 1990, y premió la labor realizada en estas causas por el escritor José Saramago, la actriz Jane Fonda, Graça Machel -mujer de Nelson Mandela- y la violinista Anne-Sophie Mutter.

Los galardonados recibirán el reconocimiento "Amigo de los niños 2007" de manos de la Princesa de Asturias, quien recupera con este acto sus actividades en solitario tras el nacimiento de su segunda hija.

La activista Graça Machel, Premio Príncipe de Asturias en 1998, lamentó que haya 40 millones de niños viviendo en medio de la guerra y que esta cifra no se haya reducido en muchos años, por lo que planteó la necesidad de implicarse para que "estas víctimas puedan reescribir su futuro y recuperar la infancia que se les ha negado".

"Los gobiernos dicen que no van a implicar a los niños en las guerras porque son responsables de su protección", explicó Machel, aunque recordó que "la mayoría se encuentran en las guerrillas, que no tienen que rendir cuentas como los estados, y la comunidad internacional no tiene los instrumentos para pedir responsabilidades a los grupos rebeldes".

"No importa lo poco que se ha hecho, hay que pensar en todo lo que se puede hacer para mantener visible" esta situación y para convertirse "en la cara y la voz de esos niños", añadió Machel, ex ministra de Educación de Mozambique, quien puso a este país como ejemplo de recuperación tras un conflicto.

Sobre la situación de Irak, país en el que murieron 122.000 niños en 2005 antes de cumplir los cinco años y de ellos más de la mitad en el primer mes de vida -según Save the Children-, se centraron las críticas de Jane Fonda, destacada pacifista que se opuso al conflicto en Vietnam y que fue la encargada de leer el comunicado final en la manifestación celebrada en EEUU contra la guerra de Irak el pasado mes de diciembre.

"El desastre que representa la guerra de Irak proyectará una sombra sobre EEUU durante muchos años", dijo Fonda, quien opinó que este conflicto "es incluso peor que el de Vietnam y van a tardar generaciones en cerrar estas heridas".

Además, denunció la situación de las mujeres y niños en El Congo y elogió sobre todo la labor de las primeras, "ya que en lugar de coger un arma y vengarse, convierten su dolor en un deseo de cambiar las cosas, en guerrilleras de la paz".

Coincidiendo con la entrega de estos premios, la ONG hizo público el informe "El último de la fila, el último de la clase" en el que expone el empeoramiento de la situación de los niños en el mundo y recuerda que en la última década murieron dos millones como consecuencia de conflictos armados, 6 millones resultaron heridos y otros 20 millones tuvieron que dejar sus hogares, convirtiéndose en refugiados.

La organización explica que para atender las necesidades de los niños sin escolarizar se necesitan 9.000 millones de dólares cada año, que es el equivalente al gasto en helados de los europeos, al de cosméticos en EEUU o a los presupuestos militares de tres días en el mundo.