Público
Público

El gasto por paro baja en 2011 por primera vez en once años

El Gobierno plantea en los Presupuestos que aprueba hoy el primer descenso de prestaciones por desempleo desde el 2000 gracias a la creación de empleo. Gastará 30.140 millones de euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El gasto en prestaciones para el desempleo es una de las partidas que más ha crecido en los últimos años y una de las que estaba descuadrando el presupuesto nacional, tanto a la hora de hacer las previsiones como, sobre todo, a la hora de ejecutar las liquidaciones. El paro ha aumentado de forma descomunal desde que se inició la crisis y ha provocado incrementos desmesurados en los pagos de prestaciones.

En 2007, el año de menor tasa de paro, se desembolsaron 13.578 millones de euros por este concepto, mientras que el año pasado se abonaron 31.462 millones (frente a los poco más de 19.600 millones presupuestados).

El Estado prevé dedicar 7.781 millones a los subsidios en 2011

El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero confía en empezar a frenar esta sangría económica el próximo año, aunque seguirá en cifras históricamente altas. Da por hecho que el aumento del paro se habrá paralizado a final de este ejercicio y que en 2011 el empleo crecerá un 0,3%. Por eso, su proyección de gasto en prestaciones por desempleo para el próximo año contempla la primera bajada en 11 años. Nunca desde el año 2000 se había producido un descenso de esta partida.

En el anteproyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado de 2011, que hoy aprueba el Consejo de Ministros, se contempla un desembolso de 30.140 millones de euros para protección al desempleo, lo que supone un descenso del 2,69% respecto a lo contemplado en los presupuestos aprobados para este ejercicio (30.974 millones). La caída podría ser incluso mayor, ya que es posible que este año se gaste más de lo previsto, puesto que hasta agosto ya se habían destinado 19.247 millones.

El descenso del gasto en el próximo ejercicio en caso de concretarse no sólo se producirá por la reducción del desempleo, también se deberá en parte al agotamiento de las prestaciones de muchos de los actuales parados e, incluso, de los subsidios de muchos otros. Aun así, el ministro de Fomento, José Blanco, argumentó ayer en la Cadena Ser que el Gobierno confía en que el año que viene disminuya el desempleo y, por tanto, espera que el número de personas que cobran la prestación sea menor, informa Europa Press.

El presupuesto del Servicio Público de Empleo será de 38.201 millones

Del total presupuestado, 20.929 millones se emplearán en financiar las prestaciones contributivas y otros 7.781 millones serán para subsidios, que se abonan a determinados colectivos, como parados que ya se han quedado sin prestación, mayores de 45 años o desempleados que no han cubierto el periodo mínimo de cotización, entre otros.

Los pagos por prestaciones, ya sean de un tipo o de otro, supondrán prácticamente ocho de cada diez euros del presupuesto del Servicio Público de Empleo Estatal, que contará con 38.201 millones en 2011. Es una cifra similar a la del ejercicio actual, algo que destacó ayer la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, dado el momento actual de 'intensos ajustes económicos'.

El Estado aportará 16.040 millones del total, cuantía que se dedicará a complementar las cuotas para la protección por desempleo y para financiar las políticas activas de empleo. Esta última partida dispondrá de 7.618 millones, distribuidos entre programas de empleo y de formación, y bonificaciones para el empleo estable.

La formación para personas desempleadas acaparará 909 millones, mientras que la de los ocupados recibirá 1.380 millones (incluidos los 508 millones con que se bonificará a las empresas para que impartan loscursos dentro de las propias compañías).

El Consejo de Ministros aprueba hoy el anteproyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado de 2011, que incluye un descenso medio del 15% en los presupuestos de los ministerios, hasta volver a niveles de 2006, y una subida del IRPF de las rentas que superen los 120.000 euros, entre otros aspectos. Estas cuentas, que contemplan el mayor recorte de gasto desde que José Luis Rodríguez Zapatero está en el poder, contarán con una caída del gasto no financiero del 7,7%, hasta los 122.256 millones, y unos ingresos de 104.539 millones. Con estas cuentas, el Estado prevé bajar el próximo año el déficit público hasta el 6% del Producto Interior Bruto (PIB), con el objetivo de recortarlo hasta el 4,4% en 2012 y el 3% en 2013, según se ha comprometido con la Unión Europea. La partida que más sufrirá será la de las inversiones, que caerá de 19.000 a 13.500 millones.