Público
Público

El gasto en vivienda, la única partida que los españoles no pueden reducir

Las familias españolas siguen apretándose el cinturón, según revela la Encuesta de Presupuestos Familiares elaborada por el INE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Este lunes el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado dos datos que confirman que el consumo se está desplomando y que el gasto de los hogares españoles también se está reduciendo. 

Por un lado, las ventas del comercio cayeron un 12% en septiembre tras la subida del IVA. Por otro lado, el INE ha publicado la Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF) de 2011 (PDF) : el gasto medio por hogar alcanzó el año pasado los 29.842 euros, lo que representa un 1% menos que en 2010 y un 3,5% menos que en 2006, el año anterior al comienzo de la crisis y año también en que empezó a elaborarse esta encuesta. Sin embargo, los hogares sustentados principalmente por una persona de 65 o más años elevaron sus gastos un 17,41 % entre 2006 y 2011, lo que contrasta con una bajada media en el presupuesto de los demás grupos de edad de un 3,5 %.

La EPF también recoge que el gasto medio por persona ascendió el año pasado a 11.137 euros, un 0,2% menos que en 2010 y un 0,5% superior al del ejercicio 2006. En total, el gasto en consumo de los hogares cayó un 2,8% el año pasado en términos constantes, mientras que se mantuvo en niveles similares a los de 2010 en términos corrientes.

Según el INE, los hogares españoles destinaron el año pasado 9.228 euros del total de su presupuesto a gastos relacionados con la vivienda, cifra que representa un 21,7% más que en 2006, cuando a este apartado se destinaban 7.582 euros.

Los hogares sustentados principalmente por una persona de 65 o más años elevaron sus gastos un 17,41 % entre 2006 y 2011; los demás bajaron

Con los datos de 2011 en la mano, la vivienda acapara el 31,3% del presupuesto de las familias. Este porcentaje, que ha ido creciendo progresivamente, ha experimentado una subida de 6,5 puntos desde 2006.

Entre 2006 y 2011, las partidas que han experimentado un mayor incremento del gasto por hogar han sido los alquileres reales, con una subida del 45,4%; electricidad, gas y otros combustibles (+45%) y los servicios relacionados con la vivienda, como los gastos de comunidad y el agua, que aumentaron un 30,9% en este periodo.

Cada hogar destinó otro 14,4 % de su presupuesto (4.241 euros) a alimentos y bebidas no alcohólicas, porcentaje similar al de 2006. En cambio, el presupuesto destinado a transportes (3.530 euros) representó el 12 % del total, 2,7 puntos menos que en 2006. También han reducido su peso en el presupuesto medio de los hogares los gastos en artículos de vestir y mobiliario. En concreto, desde 2006 los hogares han recortado los gastos destinados a artículos de vestir y calzado un 24,2 % (hasta 1.584 euros) y los de mobiliario y equipamientos de vivienda un 23,3 % (hasta 1.389 euros). 

Las rúbricas que han registrado un descenso más acusado en el gasto por hogar fueron la compra de vehículos, que bajó un 51,9% en esos años, la de muebles (-41,1%) y los equipos audiovisuales y ordenadores (-30,3%).

De lo que más prescindieron las familias el año pasado en relación a 2010 fue de artículos de vestir y calzado, con una bajada del 4,6%, y ocio, espectáculos y cultura (caída del 4,1 %). El gasto en alimentos y bebidas no alcohólicas se mantuvo en los niveles del año anterior (0,1%).