Público
Público

Gayoso dimite en Novacaixagalicia, tras 64 años cobrando de las cajas

Después de la denuncia presentada por Anticorrupción contra los dirigentes de las cajas gallegas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El copresidente de Novacaixagalicia Julio Fernández Gayoso, de 81 años, ha presentado su hoy su renuncia al cargo en la reunión del consejo de administración de la entidad en la sede central en Vigo. La decisión de Fernández Gayoso, que llevaba 64 años de relación con la entidad, primero como Caja de Ahorros de Vigo, luego Caixanova y finalmente Novacaixagalicia, se produce tras la presentación el pasado lunes de una querella por la Fiscalía Anticorrupción ante la Audiencia Nacional contra él y otros cuatro altos cargos de las antiguas cajas gallegas por las indemnizaciones percibidas, al considerar que se pudieron producir delitos de administración desleal o de apropiación indebida. El martes fue admitida a trámite por la Audiencia Nacional.

Su dimisión sigue a la salida del otro copresidente, Mauro Varela, y coloca al hasta ahora vicepresidente primero, Guillermo Alonso Jaúdenes, como presidente provisional de la institución, según ha explicado la entidad en un comunicado.

El representante del BNG y del Ayuntamiento de Pontevedra en el consejo de Novacaixagalicia ha revelado que Gayoso anunció por propia iniciativa su dimisión, sin que ningún consejero lo forzara a ello, y que 'dio explicaciones' de por qué tomó esa decisión. El ya excopresidente de la entidad gallega ha evitado a los periodistas que hacían guardia en los exteriores de la sede central en Vigo y ha salido en coche por una puerta lateral una hora y media después de concluir el consejo.

Gayoso entró en la Caja de Ahorros y Monte de Piedad Municipal de Vigo en 1948, entidad en la que fue escalando hasta ser nombrado director general en 1965, con 34 años. En 2000, cuando la caja de Vigo se fusionó con las de Ourense y Pontevedra, fue nombrado director general de la recién nacida Caixanova.

Para conseguir estar al pie del cañón, cambió varias veces las normas internas. Llegó a modificar los estatutos de Caixanova para posponer la edad de jubilación forzosa del director general (él mismo), primero a los 65, después a los 70, y finalmente a los 75. En 2006, ya con 75 años, dio el relevo a su mano derecha en la entidad, José Luis Pego, y él se convirtió en presidente, Entonces buscó la fórmula para darle a este cargo facultades ejecutivas que antes no tenía.

Se mantuvo como presidente hasta la fusión con Caixa Galicia, a la que se opuso durante más de un año. Accedió finalmente a una integración, defendida y avalada por la Xunta de Galicia, cuando logró que se mantuvieran sus cargos y privilegios.