Público
Público

Gelman y Houellebecq reinan en una Noche de los Libros cada vez más popular

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A uno, Juan Gelman, han tenido la suerte de escucharle las más de 500 personas que caben en el Teatro Fernando de Rojas del Círculo de Bellas Artes y a otro, Michel Houellebecq, se han quedado con las ganas más de 300. Han sido los auténticos reyes de una Noche de los Libros cada vez más popular.

La iniciativa de celebrar una fiesta de los libros corresponde a la Consejería de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid, de la que es titular Santiago Fisas, que explicaba hoy a la escritora Soledad Puértolas que la idea es suya" y que cuando se le ocurrió hace tres años no quería, como hace Barcelona, "sacar las librerías a la calle sino animar a la gente a que se meta en ellas".

En esta III edición, la Consejería ha programado más de 450 actividades en 123 librerías y 80 espacios culturales, donde unos 300 escritores, poetas y músicos se han acercado a su público.

Uno de los más esperados ha sido, sin duda, Gelman, que había comenzado el día recibiendo el Premio Cervantes, había continuado abriendo la lectura de "El Quijote" en el Bellas Artes y a las 19:30 horas, ya "bastante cansado", se ha subido al escenario para responder a quince preguntas seleccionadas de entre las que los alumnos de Secundaria de los centros que tiene la FUHEM le habían planteado por escrito.

El director del Círculo, Juan Barja, y el poeta y amigo de Gelman Carlos Ruta fueron los encargados de leerlas ante un auditorio entregado que le ha ovacionado.

Algunas eran tan "enjundiosas" y "filosóficas" como la que se ha interesado por la "inefabilidad y el silencio de los desaparecidos".

"Menuda pregunta. Creo que se vuelve inefable cuando se trata de apresar la inefabilidad", ha respondido el poeta argentino en medio de un silencio sepulcral.

El calor ha llegado cuando ha intentado responder qué es "ser" de algún sitio. "Yo no se qué es ser argentino salvo los chistes que cuentan. Mi nieto Iván -presente en el auditorio- me infligió este el otro día: '¿Por qué los argentinos se bañan con agua fría?. Para no empañar el espejo'".

Después de las risas, más preguntas y muchas interesándose por saber qué es para él la poesía. "Es una necesidad por eso puedo pasar a veces años sin escribir, porque no es una cuestión de voluntad sino de que la señora (la inspiración) aparezca. Después de acostarse con medio mundo, sí, pero nos recibe con alegría".

Sin preguntas pero con similar expectación ha sido acogida la conferencia del escritor francés Michel Houellebecq en el salón de actos de la Consejería de Cultura, justo enfrente del Círculo de Bellas Artes, donde desde las siete de la tarde, una hora y media antes de que empezara, una cola de más de 300 personas aguardaba a que abrieran para entrar.

Lamentablemente, cuando han abierto, casi la mitad de las cien butacas ya estaban ocupadas por periodistas y "otros acreditados".

Media hora más tarde de lo previsto, el polémico autor de "Las partículas elementales" ha aparecido y ha asegurado que la poesía es como "el discurso de los dementes" o "la propaganda del marxismo" porque se sustenta en la misma reiteración, que es la que le proporciona la musicalidad.

Tras invitar a los presentes a reflexionar sobre "eso" ha explicado que sus "verdaderas" y "exaltadas" influencias son Baudelaire, Dostoyevski y Balzac porque aunque leyó "mucho" de pequeño el Reader's Digest y a Marx no le ha quedado "nada dentro".

En la calle los que estaban "muy contentos" eran los dueños de las 29 casetas de la Cuesta de Claudio Moyano, porque desde las cinco de la tarde han vivido "un auténtico domingo" con ventas que multiplicaban por cuatro las de un día normal, según explicaban a Efe varios de ellos.