Público
Público

Gema Amor acusa a Camps de creer que el partido "es suyo"

La ex presidenta del PP de Benidorm, que formó a última hora de ayer una lista propia lejos del partido, se siente engañada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Después de huir de las listas del PP para formar su candidatura propia, la ex presidenta del PP de Benidorm, Gema Amor, ha cargado duramente contra el presidente del partido en Valencia, Francisco Camps, a quien ha acusado que creer que el partido 'es suyo'. 

Amor ha asegurado que en las negociaciones para formar la candidatura la intentaron 'engañar' tras someterla a 'un chantaje'. La expresidenta del PP de Benidorm y el candidato conservador, Manuel Pérez Fenoll, no lograron llegar a un acuerdo en la pasada noche antes de que concluyera el plazo para presentar candidaturas, lo que provocó que Amor presentar su propia candidatura bajo las siglas Centro Liberal.

'Era necesario poner fin a los desprecios'

Además, Amor ha desvelado que desde hace ocho años Camps ha instaurado las prácticas 'mafiosas' en el partido. También ha acusado al imputado president de la Generalitat de hacerle 'la vida imposible' al también imputado presidente provincial del PP, José Joaquín Ripoll, a quien ha calificado como un 'amigo' y 'una bellísima persona'.

Por último, ha afirmado que la intentaron 'engañar' al prometerle que tanto ella como sus afines estarían incluidos en las listas, pero que finalmente no les pidieron firma.

Amor ha indicado que era necesario 'poner fin a los desprecios y atropellos del PP a nivel regional' y ha acusado a la dirección del partido en Valencia de imponer el 'silencio' y 'la marginación de gente válida' en localidades como Calpe, Torrevieja y Villajoyosa, así como en Benidorm. 

También ha admitido que la decisión de abandonar el PP fue 'un momento tremendamente difícil en el ámbito personal y político'.

La vicesecretaria de Organización y Electoral del PP, Ana Mato, ha recriminado a la hasta ahora presidenta de la Junta Local del PP de Benidorm que anteponga sus 'intereses personales a los del partido', después de que sus discrepancias por la candidatura electoral le hayan llevado a romper con el PP y presentar su lista propia.

Por su parte, el presidente provincial del PP en Alicante, José Joaquín Ripoll, ha afirmado sentirse 'dolido personalmente' por la marcha de Amor.  'Para mí, la lealtad es uno de los valores más importantes de la vida', ha declarado el presidente provincial al respecto.

La marcha de Gema Amor es un capítulo más de la división interna dentro del PP valenciano. Amor era hasta ayer una de las más destacadas dirigentes del llamado zaplanismo, el movimiento que agrupa a los militantes del partido cercanos al expresidente de la Generalitat y ex ministro Eduardo Zaplana. Al otro lado están los partidarios de Francisco Camps, sucesor de Zaplana, que tras su llegada a la Generalitat, en 2003, sustituyó a los afines de su antecesor por sus propios leales.

Desde entonces, el conflicto ha tenido momentos de apogeo y de letargo pero, como muestran los hechos de ayer, no ha sido solucionado. La debilidad en la posición de Francisco Camps, imputado dentro de la operación Gürtel, ha hecho resurgir las ambiciones zaplanistas. El pasado mes de febrero, Amor manifestó su aspiración de ser candidata a la alcaldía de Benidorm. Llegó a ser nombrada por el comité local, pero un día siguiente la dirección regional del partido la sustituyó por un destacado campsista, el exalcalde Manuel Pérez Fenoll. Desde entonces, el rumor de que el descontento de la dirigente podría desembocar en la ruptura con el partido no hizo más que crecer.

La decisión de Amor complica todavía más el panorama electoral de Benidorm, ya bastante revuelto. Tras la división del PP, el PSOE tiene más posibilidades de conservar la alcaldía. Los socialistas arrebataron en 2009 el Gobierno local al PP después de una moción de censura apoyada por un concejal conservador. El PSOE condenó el acto y expulsó a sus concejales, pero terminó readmitiéndolos en sus listas. El resultado: una lista socialista formada, en su mayor parte, por exsocialistas que ahora concurren como independientes. El votante benidormí no lo tiene fácil.