Público
Público

La generación de 'deportistas iPod' da con lo mejor en Vancouver

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una pared electrónica de graffitis, consolas Wii, mezclas de DJs e iPods para el momento de los masajes: la villa olímpica de Vancouver tiene en cuenta a esta generación de deportistas digitales y a la moda.

Vancouver, uno de los sitios con mayor conciencia medioambiental del mundo, también se ha esforzado por crear una aldea ecológica, con baños con bajo flujo de agua, vajilla que se puede convertir en abono y un reciclaje omnipresente.

La ecología, sin embargo, no significa que los deportistas de los Juegos de Invierno 2010 estén privados de lujos. Todo lo contrario.

Las sábanas tienen 240 hilos, las camas son afelpadas y la decoración de los baños está a la altura de un hotel de lujo. Los edificios tienen una elegante construcción de metal y vidrio, manteniendo la arquitectura contemporánea que es popular en el noroeste del Pacífico.

Además están la grandiosa vista de Vancouver y sus montañas nevadas en el horizonte.

"Es increíble", exclamaron simultáneamente Monique y Jocelyne Lamoureux, hermanas gemelas de 20 años en el equipo de hockey femenino de Estados Unidos, contentas con las vistas desde su brillante departamento ubicado en un séptimo piso.

"Hay dos chicas en nuestro equipo que están en sus cuartas Olimpiadas y dicen que es el mejor lugar, claramente", dijo Monique. "Así que, estamos en una maravilla".

La maravilla, sin embargo, tiene un coste para los habitantes de Vancouver.

La villa, que será mostrada en su mayor parte como alojamiento de alta calidad, fue una de las mayores controversias en los preparativos de los Juegos.

La ciudad se vio obligada a hacerse cargo de las finanzas del proyecto de 1.000 millones de dólares canadienses (680 millones de euros) en 2008 cuando los prestamistas congelaron la financiación a la empresa inmobiliaria afectada por la crisis económica.

Una segunda villa para los deportistas en el centro turístico de Whistler, que será convertido en un alojamiento más asequible, no sufrió problemas financieros.

Es poco probable que los patinadores y jugadores de hockey vean señales de problemas económicos en su complejo de último modelo, donde la recreación será una importante prioridad.

"Está dirigido a ser un lugar realmente para desconectar", dijo el gerente Jordan Kallman.