Público
Público

"Cada generación tiene su magia y sus vampiros"

Cassandra Clare, saludada en Estados Unidos como la nueva Stephenie Meyer, publica hoy en España 'Ciudad de hueso'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En la industria de la música pop, el término escena se utiliza para definir a varios grupos que cultivan un mismo sonido (y cierto espíritu), alrededor de los cuales se organizan seguidores, medios de comunicación y otros músicos. A veces, un estilo se pone de moda y una escena sobresale del resto, otras es superada por una 'más nueva y excitante'.

Así es la maquinaria. Salvando las distancias, las novelas de vampiros adolescentes constituyeron la escena predominante en la literatura juvenil de 2008. Stephenie Meyer y su saga Crepúsculo han marcado el ritmo editorial, que en pocos meses ha llenado las librerías con historias sobre inmortales bellos y peligrosos, casi siempre enamorados como bobos de frágiles mortales.

Finiquitado el chiringuito de la Meyer (a falta de alguna sorpresa en forma de inevitable prólogo, secuela o precuela), Cassandra Clare ya ha sido saludada en EEUU como heredera de este fenómeno de rostros imberbes y abultadas trilogías.

La propia Meyer no ha dudado en declarar que las novelas de Clare 'crean un mundo en el que me encantaría vivir' e incluso ha mandado a paseo a sus propios libros para irse con la competencia. 'Queridos Edward y Jacob [los protagonistas de Crepúsculo]: os adoro a los dos, pero voy a pasar el fin de semana con Jace'.

¿Y quién es Jace? Uno de los protagonistas de Ciudad de hueso, el primer volumen de la trilogía Cazadores de sombras (Destino), que desde hoy está a la venta en las librerías españoles. Desde Nueva York, Clare contesta a Público ante tanta expectación (en EEUU, ha estado varias semanas en los top 10 de The Nw York Times) y a la existencia de esa supuesta escena de autores fascinados por actualizar los mitos fantásticos a un nuevo público. Por lo pronto, define su libro como 'una novela de fantasía urbana para jóvenes adultos'.

'Creo que cada generación de escritores reinventa las tradiciones clásicas fantásticas. Cada generación tiene sus vampiros, sus hombres-lobo y su magia. Anne Rice [Entrevista con el vampiro] mezcló sus vampiros con heavy metal y cultura gótica, lo cual funcionó muy bien en su época. Yo mezclo los míos con referencias al anime japonés porque ahora forma parte de nuestra cultura, especialmente de la más joven', añade.

Se le olvida decir que su mezcla también incluye otros ingredientes, igualmente atractivos para los jóvenes, especialmente los líos de faldas propios de la literatura romántica (ay, otro triángulo amoroso), pero también la literatura fantástica más clásica (Las crónicas de Narnia, de C. S. Lewis) y la tradición de 'escritores de novela negra del siglo XX, y la manera en que describen las ciudades y los espacios urbanos. Dashiell Hammett, Raymond Chandler, Rex Stout...'.

Esto último parece esencial para describir la llamada Ciudad de hueso, una necrópolis bajo Manhattan por donde se mueven brujos, ángeles, demonios, vampiros, hombres-lobo y hadas. También músicos de rock, aspirantes a estrellas de Hollywood y otras tribus urbanas, que para eso Clare trabajó muchos años como editora en una revista de celebrities. 'Los concebí como trilogía desde el principio aclara. Tienen la estructura clásica del viaje de un héroe al submundo: descenso, llegada y salida'.

Y a nuevos escritores y mitos, nuevos lectores. Aunque no considera que sus libros sean exclusivos de adolescentes, 'la generación que creció con Harry Potter y ahora con Meyer entienden leer como una actividad cool para hacer en grupo, no como algo solitario o de chicos tímidos. Compartes sus teorías, forman grupos y webs en Internet e intercambian libros. Es una gran generación para la que escribir', concluye.