Público
Público

General Motors se alista para salir hoy de la quiebra convertida en GMC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los grupos opuestos al plan de reestructuración de General Motors (GM) tienen hasta el mediodía de hoy para presentar sus objeciones ante el juez del Tribunal de Quiebras Robert Gerber, en cuyas manos está la creación de forma inmediata de la "Nueva GM".

El pasado domingo, Gerber (que supervisa todas las operaciones de GM desde que el fabricante de automóviles se declaró en quiebra el 1 de junio) aprobó la venta de los activos rentables de la compañía a General Motors Company (GMC) a la "Nueva GM".

Pero Gerber también suspendió temporalmente su orden y dio de plazo hasta el mediodía del jueves para que los grupos opuestos a la venta (desde acreedores a sindicatos, pasando por víctimas de accidentes sufridos por vehículos del fabricante) presenten sus objeciones.

La venta es el principal paso para que el fabricante de automóviles salga de la quiebra sin deudas y reducido a las partes rentables del gigante del automóvil.

Todo indica que la venta de los activos y la creación de GMC es ya imparable.

El magistrado dictaminó el martes que los grupos opuestos a la reestructuración no pueden recurrir a una vía acelerada de apelación a sus decisiones, un golpe más a los que quieren frenar la creación de GMC.

En su dictamen del domingo Gerber dejó claro que no está dispuesto a que GM siga en quiebra más allá del viernes, ya que el Gobierno estadounidense ha advertido que no seguirá proporcionando fondos al fabricante una vez pasado el 10 de julio si para esa fecha sigue en bancarrota.

"GM no puede sobrevivir con continuadas pérdidas y la falta de liquidez asociada y sin la financiación gubernamental que expirará en unos días. Y no hay opciones a esta venta, especialmente una basada en la noción de que la compañía podría sobrevivir el proceso de negociaciones y litigios", dijo el juez.

El martes un representante del Departamento del Tesoro también dejó claro ante Gerber que si rechaza las objeciones la "Nueva GM" está lista para empezar a funcionar de forma inmediata.

"Las partes están preparadas para cerrar (la venta) de forma inmediata una vez expire la suspensión en la tarde del jueves", afirmó el asistente del fiscal, Matthew Schwartz.

El presidente de GM, Fritz Henderson, también afirmó el lunes a través de su blog que no espera que las objeciones detengan ya el proceso de creación de General Motors Company y que la venta se cerrará "lo antes posible, después de que el proceso de apelación haya sido completado a finales de esta semana".

Una vez se complete la venta, GMC estará bajo control del Gobierno estadounidense, que poseerá el 60,8 por ciento de la compañía. Las autoridades canadienses controlarán otro 11,7 por ciento.

Estas participaciones reflejan los casi 60.000 millones que los gobiernos de los dos países proporcionarán a GM para su reestructuración.

El resto del accionariado será repartido entre el sindicato United Auto Workers (UAW), que poseerá un 17,5 por ciento, y los acreedores de GM, que tendrán el diez por ciento restante. Estos dos grupos podrán aumentar posteriormente su participación, UAW hasta el 20 por ciento y los acreedores hasta el 25 por ciento.