Público
Público

General Motors profundiza su reestructuración tras las históricas pérdidas en el 2007

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

General Motors decidió hoy profundizar su reestructuración en Estados Unidos tras perder 38.700 millones de dólares en el 2007 y ofreció incentivos a sus 74.000 trabajadores de planta para que los que quieran, abandonen la empresa antes del 1 de julio.

A pesar de las masivas pérdidas, las mayores de un fabricante de automóviles estadounidense en la historia, los mercados reaccionaron de forma positiva al anuncio de la empresa de que está dispuesta a acelerar y profundizar la reestructuración iniciada en el 2005.

A media jornada, las acciones de General Motors (GM) estaban al alza y se cotizaban en la Bolsa de Nueva York a 27,39 dólares por título, un aumento del 0,27 por ciento con respecto al cierre del lunes.

El director financiero de GM, Fritz Henderson, dijo que la empresa todavía no ha establecido el número ideal de trabajadores que debería abandonar la compañía porque "el programa es bastante grande".

La oferta garantiza 35.000 dólares a los trabajadores con más de 30 años de servicio, más pensiones y prestaciones. Los empleados con menos de 26 años de antigüedad podrían recibir hasta 100.000 dólares pero con pensión y prestaciones recortadas.

Las pérdidas de GM se produjeron a pesar de que el fabricante estadounidense -que mantiene una enconada lucha con la nipona Toyota por el puesto número uno a nivel mundial- tuvo 178.000 millones de dólares de ingresos por la venta de automóviles, 7.000 millones de dólares más que en el 2006, la mayor cifra de su historia.

Pero la situación en Estados Unidos lastró nuevamente los resultados de General Motors.

Pese a que GM en Norteamérica está en reestructuración desde el 2005, la empresa perdió 1.500 millones de dólares, antes de impuestos, una cifra similar a las del año anterior.

Además, su brazo financiero GMAC Financial Services -que proporciona financiación para la adquisición de vehículos así como hipotecas- perdió 2.300 millones de dólares.

GM sólo incluyó en sus resultados 1.100 millones de dólares en pérdidas ya que en el 2006 vendió un 51 por ciento de GMAC al grupo inversor Cerberus.

La situación del mercado crediticio es lo que empujó la cifra global de ingresos de General Motors de 206.000 millones de dólares en el 2006 a 181.000 millones de dólares en el 2007.

El presidente de General Motors, Rick Wagoner, se concentró en los aspectos más positivos de los resultados.

"El 2007 fue otro año de importante progreso para General Motors ya que implementamos más reducciones significantes de coste en Norteamérica, crecimos de forma agresiva en mercados emergentes, negociamos un acuerdo laboral histórico e introducimos una serie de importantes vehículos en todo el mundo", afirmó.

Wagoner añadió que "estamos satisfechos con la tendencia a la mejora en nuestros resultados del automóvil, especialmente dadas las difíciles condiciones en mercados importantes como Estados Unidos y Alemania pero tenemos que trabajar más para alcanzar una rentabilidad aceptable".

Lo cierto es que los de 38.700 millones de dólares de números rojos del 2007, 38.300 millones de dólares son achacables a la inclusión en los resultados de gastos especiales por créditos fiscales no utilizados en pasados ejercicios.

Uno de los aspectos más positivos de los resultados del 2007 son las cifras de los mercados emergentes y especialmente de Suramérica. En el 2007, Brasil se convirtió en el tercer mayor mercado automovilístico del mundo para GM, por detrás de EE.UU. y China, con unas ventas de casi 500.000 vehículos.

GM en Suramérica, África y el Oriente Medio ingresó la cifra récord de 1.300 millones de dólares antes de impuestos, un 140 por ciento de aumento con respecto al 2006, tras vender 1,2 millones de vehículos durante el año.

La inmensa mayoría, 919.600 unidades, fueron vendidas en Suramérica, con ventas récord en Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Venezuela.

En Europa, por segundo año consecutivo GM fue rentable al ganar 55 millones de dólares, tras un aumento de las ventas del 8,9 por ciento que colocó la cifra final en el récord de 2,2 millones de unidades.

En la región de Asia-Pacífico, el fabricante ganó 744 millones de dólares.