Público
Público

General Motors y el grupo Koenigsegg cierran un acuerdo de venta, según un diario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El constructor automovilístico estadounidense General Motors ha cerrado la venta de Saab Automobile al fabricante de vehículos de lujo sueco Koenigsegg tras dos meses de negociaciones, informa hoy el periódico Dagens Industri.

El presidente del grupo Koenigsegg, Augie K. Fabela, confirmó al diario la firma de un acuerdo vinculante, que según otros medios suecos será presentado a lo largo del día de hoy por General Motors, propietaria de Saab.

Las dos partes habían anunciado el pasado 16 de junio un acuerdo de intenciones para vender Saab Automobile, que debía hacerse efectivo a finales del tercer trimestre.

La multinacional estadounidense continuará como accionista de Saab y recibirá acciones preferenciales en la nueva compañía, según Dagens Industri.

Para cerrar la financiación del acuerdo faltan, sin embargo, todavía 3.000 millones de coronas suecas (290 millones de euros), un 30 por ciento del total, señaló Fabela.

"En una situación macroeconómica mundial normal habría sido fácil conseguir bancos que financiaran esta operación. Pero eso no sirve en el mundo de hoy", afirmó Fabela al periódico.

Fabela aseguró que ha recibido "apoyo" del Gobierno sueco a la operación en una reunión que celebró hace una semana con el secretario de Estado de Industria, Jöran Hägglund.

El respaldo de las autoridades suecas en forma de aval es imprescindible para conseguir el préstamo de 600 millones de dólares (425 millones de euros) solicitado al Banco Europeo de Inversiones (BEI), que deberá estudiar la solicitud dentro de un mes.

Saab tiene hasta el jueves para cerrar la reestructuración y relanzamiento de la empresa, tras la prórroga concedida en mayo pasado por el tribunal sueco de Vänesborg, que supervisa la administración de la empresa desde su declaración de quiebra en febrero, si bien cabe la posibilidad de un nuevo aplazamiento.

El tribunal sueco también ha permitido a Saab aplazar a dos años el pago del 75 por ciento de su deuda, que asciende en total a 1.000 millones de euros, y a afrontar a corto plazo el del 25 por ciento restante, tras el acuerdo con el 80 por ciento de sus acreedores.

Con sede en Ängelholm, al sur de Suecia, Koenigsegg cuenta con 50 empleados, fabrica una veintena de vehículos de lujo y factura por valor de 100 millones de coronas suecas (cerca de 10 millones de euros) al año, cifras que contrastan con la producción de 94.000 vehículos anuales y una plantilla de 4.000 empleados de Saab.